La presión que existe sobre los precios a veces hace olvidar los puntos realmente importantes a la hora de elegir la batería correcta. Por eso, conviene recordar algunas claves acerca de los porqués de esta relevante decisión. El español es un parque muy antiguo en el que las necesidades, tanto electrónicas como de trabajo en parado de la batería, son casi nulas. Esto puede hacer creer que cualquier batería es válida... y nada más lejos de la realidad.

En un año en el que ha descendido drásticamente el kilometraje realizado por los vehículos por las restricciones de movilidad, resulta clave una batería que funcione correctamente, teniendo en cuenta estas particularidades.

Otro aspecto a tener en cuenta se refiere a los coches de entre 5 y 10 años, donde el consumo energético del vehículo (sólo en parado hay más de 100 componentes eléctricos que están utilizando la batería) hace imprescindible el uso de una batería premium que permita cumplir con los estándares requeridos por el vehículo.

O las baterías ‘Start&Stop’, donde en ningún caso se puede sustituir la batería que equipa el vehículo por una estándar. La incorrecta elección puede afectar a otros componentes del vehículo (desde un mal funcionamiento del elevalunas hasta un aumento de consumo de combustible exponencial o la rotura de las centralitas). Por eso, hay que ser muy sensibles a las necesidades de energía, esto es, la no oscilación en la entrega de energía que tienen a día de hoy los vehículos.

Las baterías estándar TAB cubren todas las necesidades de los vehículos. Una gama compuesta por las baterías TAB Standard, TAB 5G y TAB Stop & Go. “La calidad tiene un precio. Y hay que tener muy en cuenta que el coste, si no prescribimos la batería correcta, es incalculable frente al cliente final”, nos recuerdan desde la compañía.