Gates, fabricante de componentes para el equipo original y piezas de repuesto para automóviles, lanza al mercado una amplia gama de accesorios para GLP (adaptadores y tapones) que garantizan la máxima fiabilidad de los sistemas de combustible de los turismos.

A día de hoy, cada vez son más los conductores que optan por los coches propulsados por gas licuado o GLP. Esta evolución, gracias a la reducción de las emisiones contaminantes en comparación con los modelos de gasolina, resulta muy beneficiosa para el medio ambiente. Los vehículos propulsados por gas son sinónimo de una conducción más segura y más barata. En Europa, existen más de 20.000 estaciones de carga de GLP.

El depósito de un coche de GLP tiene que ser capaz de retener líquidos presurizados sin riesgo de fugas, además de garantizar un cierre perfecto. Los depósitos incorporan tapones especiales para GLP, que evitan la penetración de agua y suciedad en la boca de llenado.

En este sentido, la estructura de plástico de los tapones Gates garantiza también la ventilación de los depósitos. En caso de rotura o pérdida del tapón original, la firma pone a disposición de los clientes un catálogo donde pueden escoger la pieza de repuesto adecuada. Ofrece asimismo opciones con cierre, para evitar los robos.

Sin embargo, como las conexiones no son universales y los conductores que viajan por diferentes países necesitan por lo menos tres adaptadores de llenado de GLP diferentes (en función de la región de Europa), Gates incorpora, del mismo modo, adaptadores específicos para diferentes países a su oferta. La estructura de cobre garantiza unas prestaciones excelentes en un entorno con presencia de combustible, extremadamente exigente.