Porsche ha realizado una serie de pruebas en las que ha autorizado una nueva gama de modelos Pirelli para montar en sus coches clásicos que aún circulan por las carreteras.

Para satisfacer la necesidad de emplear los neumáticos adecuados, Porsche ha desarrollado, probado y validado una serie de productos que se adecúan a las generaciones de vehículos específicas, incluyendo los neumáticos autorizados en coordinación con Pirelli. Los nuevos desarrollos coinciden con los originales en cuanto a su aspecto y perfil de diseño, pero cuando se trata de propiedades de conducción cumplen totalmente los requerimientos de las modernas generaciones de neumáticos.

Para modelos de los años 1959 a 2005, hay disponibles un total de 32 nuevas recomendaciones, que comprenden la gama Porsche 356 (B y C), Boxster (986) y 911 (modelo G, 964, 993 y 996), así como los vehículos 924, 928, 944 y 968, que tenían la configuración de motor delantero y caja de cambios trasera (transaxle). Los neumáticos clásicos también tienen la certificación “N” de Porsche “, que los identifica como especialmente validados por la marca.

Los neumáticos Pirelli que estuvieron disponibles para las pruebas llevadas a cabo por el equipo de Porsche, además del Pirelli CN36, fueron los modelos Pirelli P7 y Pirelli Zero Rosso. En su origen, los Pirelli P Zero Rosso fueron los neumáticos del Porsche 911 (Type 993) desde 1994; hoy, estos neumáticos se pueden usar de nuevo en once medidas habituales. Junto a los neumáticos clásicos y vintage para utilización normal en carretera, Porsche ha desarrollado otros especiales para emplear en competiciones de vehículos históricos. Por ejemplo, el P Zero Trofeo R, que está diseñado como un semi-slick y se puede ofrecer en un rango de medidas que va de las 16 a las 18 pulgadas. Este neumático fue especialmente creado para su uso en carreras de clásicos, tanto para circuito como para rallye, y puede soportar las altas cargas térmicas típicas de la competición.

Estos neumáticos no son simples reediciones de modelos históricos: combinan el aspecto de los originales con las propiedades de conducción exigibles a los más modernos. Auténticos patrones de perfil, de dimensiones y de la proporción de su sección transversal (desde los años 60 a los 90), acentúan la excepcional apariencia genuina de los deportivos históricos salidos de Zuffenhausen. La composición del material de los neumáticos proporciona las propiedades ideales en términos de tracción y carga. Y su estructura de soporte coincide con la de las actuales carcasas. La mezcla de caucho tiene aditivos empleados hoy en la tecnología de neumáticos.