Un sensor de presión diferencial defectuoso (sensor DP) puede causar daños irreparables en el filtro de partículas diésel, con altos costos de reparación que pueden afectar hasta el turbocompresor y el motor. Los diagramas de características del sensor DP Meyle-Original, fabricado conforme a las especificaciones para equipos originales, son compatibles con la unidad de control del vehículo, lo que reduce el riesgo de daños indirectos y diagnósticos erróneos.

Actualmente, los sensores DP Meyle-Original cubren cerca de 26 millones de vehículos en todo el mundo. Con la introducción de referencias nuevas durante este año, Meyle podrá fortalecer aún más su posición en el creciente segmento del mercado y duplicar la cobertura del parque hasta 50 millones de vehículos.

Para garantizar la mejor calidad posible, los sensibles componentes electrónicos del sensor DP Meyle-Original se fabrican en condiciones de sala limpia. En el sistema de escape, el sensor mide la presión antes y detrás del filtro de partículas diésel. Sobre la base de la diferencia de presión, se analiza el grado de contaminación del filtro y se determina el tiempo necesario para la regeneración del filtro. Si el sensor falla o no funciona correctamente, existe el grave peligro de que el filtro de partículas no se regenere a tiempo y se cargue de forma irreparable. Esto, a su vez, puede ocasionar daños costosos en el turbocompresor.

Por lo tanto, es importante reemplazar inmediatamente un sensor de presión diferencial que esté defectuoso. Un fallo del sensor es indicada al conductor mediante el parpadeo de una luz de advertencia en el tablero de instrumentos. Además, cuando se reemplace el filtro de partículas diésel será necesario renovar también el sensor de presión diferencial.

“Desde hace varios meses estamos registrando una mayor necesidad de sustitución y reparación de sensores de gases de escape en vehículos diésel”, explica Dominik Overmann, jefe del Departamento Electrónica y Sensores en Meyle. En esos casos no siempre es necesario sustituir el filtro de partículas de diésel completo; cambiando un solo sensor se puede ahorrar a menudo mucho dinero y tiempo. “Hemos optado por una ampliación de la gama de sensores de alta calidad para el sistema de escape, fabricados exclusivamente según las especificaciones dadas para equipos originales. Queremos proseguir consecuentemente el camino que hemos tomado con la inclusión de sensores de temperatura de gases de escape para poder ofrecer productos fiables a nuestros clientes en todo el mundo”.