Como parte de la ampliación de su categoría de productos de Eficiencia del motor, Nissens Automotive ha optimizado su gama de turbocompresores con nuevos modelos tecnológicos. Los turbocompresores de actuador de accionamiento eléctrico son turbocompresores de geometría variable con control eléctrico de la VNT. Dos populares aplicaciones de motor de Mercedes-Benz han inaugurado la lista de turbocompresores de actuador de accionamiento eléctrico de Nissens, y ya hay diez modelos más en proceso.

nissens turbocompresor

Los nuevos modelos de turbocompresor presentan una complejidad superior a la de los modelos tradicionales de funcionamiento neumático de la misma gama Turbo de Nissens. Este progreso tecnológico es el resultado de la nueva estrategia que Nissens ha empezado a desplegar y que tiene doble finalidad: asegurarse de que sus productos cubran buena parte del parque móvil actual y optimizar su competitividad dentro de la oferta de turbocompresores para las aplicaciones de los vehículos más avanzados. Esta mejora tecnológica también ha requerido nuevos procesos de producción avanzados, así como la ampliación de los conocimientos especializados de la compañía y de sus competencias internas, que también incluye la reciente creación del Centro de Tecnología Nissens en Alemania.

Según el vicepresidente ejecutivo de Nissens Automotive, Klavs T. Pedersen, “invertir continuamente en nuestros conocimientos especializados internos en un amplio número de áreas, entre las que se incluyen el campo de los componentes de accionamiento eléctrico, nos ha permitido elevar los procesos de desarrollo de nuevos productos tecnológicos a un nivel muy superior. Somos plenamente conscientes de la reciente evolución tecnológica que el sector automovilístico ha experimentado y de las nuevas necesidades que han surgido en el mercado de recambios. Los vehículos de hoy son complejos y sus sistemas y componentes se controlan digitalmente. Nuestro paso natural a la hora de apoyar el mercado independiente de recambios ha tenido que centrarse especialmente en fortalecer el desarrollo tecnológico. A través de una cartera de productos optimizada y unos recambios de nueva generación, hemos querido mantener una sólida posición comercial en el mercado y garantizar una oferta moderna y competitiva a nuestros socios comerciales”.

Nissens OFP

Otra novedad de la compañía son las tuberías de suministro de aceite del turbocompresor (OFP), que se unen a la familia de productos Nissens que forman parte del sistema de Eficiencia del motor. El OFP es un canal delgado que está conectado al sistema de lubricación del motor y que tiene como función principal garantizar la cantidad de lubricante adecuada en el turbocompresor. Esta tubería suministra el aceite del motor directamente desde el bloque del motor al sistema de cojinetes del turbocompresor, garantizando la lubricación y la refrigeración del eje del mismo.

Este lanzamiento ha comenzado con una gama inicial de más de 170 modelos, cantidad que irá aumentando progresivamente. El catálogo de OFP de la compañía cubre hoy el 99% de los modelos de vehículos para los que Nissens ya ofrece un turbocompresor adecuado. Toda la información técnica del producto con ilustraciones de alta calidad está disponible en el catálogo de Nissens y en TecDoc.

En palabras de Christian Germain Rosendahl, responsable de producto de la gama Eficiencia y Emisiones, “la tubería de suministro de aceite del turbocompresor es una parte importante del sistema del turbo y juega un papel crucial a la hora de garantizar un funcionamiento adecuado y sin problemas del mismo, así como un rendimiento óptimo de la carga del motor. Esta importante ampliación dentro de la categoría de Eficiencia del motor de Nissens refleja nuestro objetivo, que no es otro que el de mejorar la oferta en el mercado de recambios mediante la introducción de soluciones integrales que permitan llevar a cabo un servicio y mantenimiento adecuados del sistema. Esto también incluye el 'first time right' para la instalación del turbocompresor, lo que es un proceso muy caro debido, principalmente, al coste del nuevo turbo. Recomendamos que en la instalación de un turbocompresor nuevo se sustituya siempre el OFP, ya que es la única manera de evitar que se produzcan averías graves prematuras a causa de una lubricación deficiente. Con esta gama atractiva y en constante desarrollo de OFP nos aseguramos de que los mecánicos puedan beneficiarse de un proceso más breve de instalación del turbocompresor y de que las reparaciones puedan llevarse a cabo sin afectar negativamente a otras partes del sistema”.