En su oferta de piezas de recambio, Citroën incluye componentes que proceden de la economía circular, con las mismas garantías y controles de calidad que las piezas originales a un precio que puede ser hasta un 50% inferior. Además, las llamadas piezas de cambio estándar, ayudan a la protección del medio ambiente: gracias a ellas se recupera el 80% de los materiales de los que están compuestos y se ahorra un 50% de energía respecto a la fabricación de componentes totalmente nuevos.

Hasta el 30 de junio, Citroën pone en marcha una campaña por la que se compromete a plantar un árbol por cada componente que los clientes de la Red Citroën sustituyan por una pieza de cambio estándar en los Servicios Oficiales de la marca adheridos a esta iniciativa.

La economía circular se ha convertido en un objetivo clave para empresas, administraciones y la Unión Europea. Citroën ya pone en práctica el reciclaje y la recuperación de materiales en gran parte de su actividad con acciones como las piezas de cambio estándar, que ofrece a su Red Comercial y de Posventa desde hace varias décadas. Están disponibles a un precio entre un 30% y un 50% inferior que las piezas originales de la marca y cuentan con la misma garantía y exigencias de calidad.

Estas piezas Citroën cubren la mayoría de los elementos mecánicos de sus automóviles: motores, culatas diésel, bombas de inyección, porta-inyectores, filtros de partículas, motores de arranque, cajas de cambio, kits de embrague, transmisiones, compresores de climatización, estribos de freno,...

Estos componentes, que se recogen directamente de los Servicios Oficiales Citroën a través del programa Secoia, se analizan, limpian y revisan antes de ser sometidos a un proceso que permite su reutilización y en el que se añaden elementos nuevos que sustituyen a los elementos desgastados. Son objeto de un procedimiento riguroso, con un pliego de condiciones y un sistema de trazabilidad estricto, que incluye un control directo y exhaustivo por parte de la marca, con las mismas exigencias que las piezas originales. Gracias a este sistema de trabajo, Citroën es capaz de ofrecer en estas piezas una garantía oficial de un año, la misma que ofrece en sus componentes totalmente nuevos.