Un filtro diésel de alto rendimiento de Sogefi es un producto imprescindible para el inminente invierno, una época que exige prestar especial atención a la sustitución de estos filtros. Cuando las temperaturas están a punto de bajar por debajo de los 0ºC es fundamental comprobar a tiempo los filtros de carburante diésel. Los componentes de filtración diésel pueden ser muy sensibles a temperaturas extremas bajo cero. Un mantenimiento inadecuado puede derivar en la congelación del agua y al bloqueo del curso natural del combustible, hasta el punto de que falle el motor, y por lo tanto origine daños aún más graves, explican desde el fabricante.

Además de dar respuesta al exigente mantenimiento de la época de invierno, los filtros diésel de Sogefi dan solución a las necesidades de un mercado cada vez mayor. El segmento de la posventa independiente está ahora en posición de ofrecer a sus clientes, de forma continuada, repuestos de filtros similares a los del equipamiento original en un momento en el que los coches diésel representan el 32% del parque automovilístico europeo, una cifra que no para de crecer. En consecuencia, Sogefi estima que en 2013 su cuota de la posventa independiente en filtros diésel es superior al 30% y que cubre más del 98% de las necesidades diarias de los distribuidores.
Los motores diésel son cada vez más sofisticados, pero al mismo tiempo, también crecen sus exigencias por lo que respecta al ajuste del equipamiento del sistema y al mantenimiento. En concreto, crece la importancia de las piezas de filtración en los motores diésel. Por ejemplo, la presión de inyección es diez veces superior a la de los motores diésel convencionales con una précamara de combustión, lo que hace que los nuevos motores diésel sean muy sensibles a la contaminación del combustible. Cualquier partícula de suciedad podría afectar de forma irreparable al sistema, desde la bomba al inyector. Además, la más mínima presencia de agua puede afectar a la lubricación del conjunto, causando graves daños.