NGK Spark Plug suministra sondas lambda de NTK Vehicle Electronics para monitorizar la mezcla de aire y combustible en los sistemas de calefacción de biomasa, una forma en crecimiento y con emisiones neutras de carbono para calentar hogares y negocios. Con sus sondas lambda seleccionadas por H&S Kabeltechnik, proveedor de cables, bujías y sensores para los fabricantes de calderas de biomasa, NGK ha estado contribuyendo a un futuro más sostenible durante más de una década.

Biomasa, abreviatura de "masa biológica", se refiere a cualquier material combustible derivado de una fuente orgánica (vegetal o animal). En el campo de la calefacción renovable, eso significa cualquier combustible sólido que se pueda quemar en una caldera de biomasa, más comúnmente pellets de madera, astillas o troncos. El tipo de caldera de biomasa elegido puede ser agua caliente a baja temperatura (LTHW), agua caliente a alta temperatura (HTHW) o vapor, según el espacio disponible y la cantidad y temperatura de calor demandada.

Las ventajas de las calderas de biomasa sobre los tipos de combustibles fósiles son claras. La biomasa trae el atractivo de una mayor asequibilidad, gracias a los subsidios en toda la UE que fomentan el cambio del gasoil y, a menudo, reducen los continuos costos del combustible. La biomasa también es renovable, neutra en carbono y con bajas emisiones cuando se quema, ofreciendo importantes beneficios ambientales sobre los combustibles fósiles.

NGK sondas lambda 2

Para optimizar estas ventajas y fomentar el crecimiento del mercado, son esenciales mediciones de aire-combustible de alta precisión. Johannes Wader, director de Proyectos Especiales OE en NGK Spark Plug Europe, explica que “las sondas lambda son tan importantes para las calderas de biomasa como lo son para los motores de combustión interna de los automóviles. En ambas aplicaciones, el sensor informa el porcentaje de oxígeno en el gas de escape residual a una unidad de control electrónico, que ajusta la mezcla de aire y combustible lo más cerca posible de una combustión óptima (generación de bajas emisiones)".

Los continuos datos de una sonda lambda de precisión son clave para mantener la relación aire-combustible perfecta. "Sin ella, el sistema de control de combustión de la caldera no puede reducir eficazmente las emisiones dañinas de óxido de nitrógeno (NOx) o minimizar el consumo de combustible de biomasa", subraya Wader.

Más allá de la biomasa, NGK y H&S Kabeltechnik están avanzando en oportunidades para mejorar las credenciales ecológicas de las calderas de gas. “Por razones de espacio, los sistemas de calefacción de biomasa no siempre son adecuados para su uso, especialmente en áreas urbanas. Las calderas de gas son la opción habitual, pero actualmente su rendimiento solo se controla mediante la velocidad del motor, con la mezcla aire-gas preestablecida. Debido a que la calidad del gas varía mucho en todo el mundo, la eficiencia y las bajas emisiones no están garantizadas ”, dice Johannes Wader. Teniendo esto en cuenta, las dos empresas están explorando formas de introducir sondas lambda para detectar la calidad de la combustión de la caldera de gas, aumentando así la eficiencia y reduciendo las emisiones. Ya están en marcha proyectos pioneros con los principales fabricantes y las primeras pruebas comenzarán el próximo año.