Bajo la marca TRW, ZF Aftermarket ofrece ahora, a los talleres independientes, discos de freno Bi-Metálicos / Semi Compound para varios modelos Mercedes-Benz. Estos discos de freno de dos piezas ya están disponibles para el modelo Clase C (W205) Sedán (14-), eje trasero; Clase C (W205) Sedan (14-), eje delantero; y Coupé de clase E (C238) (16-), ejer delantero. A mediados de 2021, la gama se ampliará para incluir nuevas referencias para los modelos Mercedes-Benz Clase S y GLC.

El diseño de los discos de freno Semi Compound de Mercedes-Benz consiste en un cubo de acero dentado con el anillo de fricción de hierro fundido. Este diseño especial optimiza la expansión térmica durante el frenado para que el disco no se deforme por tensión térmica. El objetivo es mejorar la seguridad y el rendimiento, además de extender la vida útil en vehículos más potentes.

ZF Aftermarket ha desarrollado un diseño exclusivo para el mercado del recambio independiente, que tiene las ventajas del producto original, pero difiere en la conexión entre el cubo y el anillo de fricción: el disco de freno Semi Compound de TRW también consiste en un cubo de acero remachado al anillo de fricción de hierro fundido. Debido al material del cubo y el proceso de remachado, se desarrolló un recubrimiento especial para proteger el disco de freno de la corrosión incluso en el remache.

El peso reducido de un disco de freno Bi-Metálicos / Semi Compound, en comparación con un disco de freno fundido completo, reduce las masas no suspendidas, lo que mejora la comodidad de conducción y el comportamiento de NVH (ruido, vibración y dureza). Además, la reducción de peso contribuye a la disminución del consumo de combustible y las emisiones de CO2. Debido a la reducción de la expansión térmica, el sistema de frenado funciona a un nivel de temperatura más bajo, creando así reservas para poder aprovechar la potencia de frenado completa en caso de emergencia.