Bajo su marca Lemförder, ZF Aftermarket ofrece soportes de motor conmutables con calidad de equipo original. Estos componentes inteligentes se utilizan principalmente en modelos de lujo, en los que garantizan la menor vibración y ruido posibles, tanto al ralentí como en marcha, gracias a su capacidad de adaptación.

Los soportes del motor funcionan como elemento de conexión entre el motor o la transmisión y la carrocería del vehículo. En este caso no se puede utilizar un simple tornillo de unión sólido, ya que transmitiría vibraciones, ruidos y movimientos desde la cadena cinemática hasta el chasis del vehículo. Por eso los fabricantes de automóviles utilizan piezas de caucho-metal o soportes de motor, amortiguados hidráulicamente para mejorar el confort de conducción. Sin embargo, incluso este enfoque no ofrece una amortiguación ideal de las vibraciones en todas las condiciones, ya que su diseño está lleno de objetivos contradictorios. Para contrarrestar este problema, se desarrollaron soportes de motor conmutables para que un componente pudiera satisfacer tanto la demanda de un alto nivel de confort en el modo de ralentí, como la de una conducción dinámica.

Si el motor está en modo de ralentí, se activa un muelle neumático en el soporte del motor mediante un interruptor. Este amortiguador de aire absorbe los movimientos del motor de baja frecuencia mientras el vehículo está parado. Durante la conducción, el soporte de motor cambia a un mecanismo hidráulico, dependiendo de la velocidad del vehículo y de la velocidad de rotación. El soporte del motor en ese momento es considerablemente más duro. Esto, sin embargo, permite que los componentes participen en un rango de movimiento mayor.

ZF dispone de soportes de motor electrónicamente conmutables que pueden activar dos curvas características diferentes, dependiendo de la velocidad del vehículo y de la velocidad de rotación.  ZF Aftermarket ofrece soportes de motor intercambiables para los modelos Audi A4, A5, A6, Q5, Q7; y Mercedes C y E Class, GLK, GLC.

Los soportes del motor son propensos al desgaste, lo que no es muy fácil de diagnosticar. En última instancia, se instalan generalmente bajo cubierta y se ocultan detrás del revestimiento. Algunos problemas que podrían indicar un defecto son fugas de fluido o signos de deterioro del caucho, mayor transmisión de vibraciones a la carrocería del vehículo, movimientos notables del motor (reverberación) al apagar el motor y ruidos de clic durante los cambios de carga.

Para ofrecer una vez más a los clientes un mayor confort de conducción en casos como éste, los talleres deberían utilizar piezas de recambio con calidad de equipo original, que deberían tener exactamente el mismo diseño que la pieza de origen instalada originalmente en el vehículo. Según ZF Aftermarket, “incluso si el modelo de soporte del motor encaja geométricamente en un motor diferente, como un motor de gasolina en lugar de uno diésel, podría haber grandes diferencias en el diseño del soporte del motor, como su rigidez”.

La compañía también recomienda que todos los soportes del motor se sustituyan siempre durante las reparaciones, y que no sólo se cambie la pieza defectuosa. De lo contrario, existe el riesgo de que el nuevo componente tenga que absorber mayores fuerzas y vibraciones porque los soportes restantes ya están muy desgastados. Esto puede acelerar daños posteriores.