El 57% de los conductores respalda la subida del límite de velocidad hasta los 130 km/h. en algunos tramos, aunque también son mayoría (58%) los que consideran que el aumento de las multas por ingesta de alcohol y drogas tiene un fin recaudatorio, indica una encuesta realizada por la plataforma internacional de vehículos AutoScout24.

Con motivo de la aprobación por parte del Consejo de Ministros del proyecto de ley de reforma de la Ley de Tráfico, la mayoría de los encuestados creen que el nuevo tope de velocidad en ciertos tramos será practicable siempre que las carreteras estén en condiciones, pues en los últimos años se ha reducido de forma notable la inversión en conservación de las vías.

No obstante, según las estimaciones del Ejecutivo, el nuevo límite no entrará en vigor hasta al menos el mes de marzo de 2014, ya que una vez aprobada la Ley de Tráfico es necesario modificar el Código de Circulación, que es el que regula las velocidades mínimas y máximas que se pueden alcanzar en carretera.

La reforma, por otro lado, hará que las sanciones por ingesta de alcohol y drogas cuesten el doble, al pasar de los 500 a 1.000 euros, un cambio que los conductores no lo ven muy claro. De hecho, el 58% cree que esta medida, más que velar por la seguridad y la siniestralidad en carretera, responde a un fin recaudatorio.

Asimismo, la encuesta muestra cómo casi cuatro de cada diez usuarios consideran apropiada esta medida siempre y cuando consiga disuadir a quienes conduzcan con una tasa de alcohol superior a la permitida. También más de la mitad cree que duplicar la multa servirá para que muchos se lo piensen dos veces antes de ponerse al volante bajo los efectos del alcohol.

Estas nuevas sanciones se incluyen en el proyecto de Ley de Tráfico y Seguridad Vial que entrará en vigor previsiblemente a finales de 2013 si Congreso y Senado le dan el visto bueno.

La reforma solo supondrá la subida de la cuantía de la multa, mientras que las tasas máximas de alcohol permitidas no sufrirán variación ni tampoco los puntos que se restan del carné en caso de ser multado por dar positivo en la prueba de alcoholemia.