Los concesionarios han recibido por parte del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), encargado de la gestión del PIVE 2, la práctica totalidad del dinero que han adelantado a los compradores beneficiarios de la ayuda gubernamental. Según datos del propio IDAE a los que ha tenido acceso la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), hasta el pasado día 7 de junio, se había abonado a los puntos de venta un total de 66.575 operaciones, lo que suponía el 97,7% de los expedientes validados.

La patronal ha destacado la celeridad con que el IDAE está pagando a los concesionarios, que está siendo capaz de evaluar y pagar los expedientes validados en sólo tres días hábiles, lo que supone un hito en la gestión de un programa de incentivos públicos. "El éxito del Plan PIVE 2 se debe en gran medida a la rapidez con la que los concesionarios están recibiendo el dinero que adelantaron a los compradores. El rápido reembolso de los incentivos nos está permitiendo tener liquidez para seguir impulsando el mercado y, lo que es más importante, preservar los recursos financieros de nuestras empresas", ha dicho el presidente de Faconauto, Jaume Roura.
Según los mismos datos del IDAE, hasta el día 7, las reservas válidas eran 92.333, lo que supone que el presupuesto del Plan, de 150 millones de euros, está comprometido en un 61,5%. El 92,9% de las solicitudes han correspondido a particulares, propiciando un repunte de las matriculaciones de este canal. Según previsiones de la consultora MSI, las compras hechas por las familias acabarán el mes de junio con cerca de 34.000 unidades, un 10% más que en junio del año pasado, en lo que sería el tercer mes consecutivo de subidas.
Por otro lado, la antigüedad media de los vehículos dados de baja es de 16,1 años, lo que está intensificando la renovación y la calidad del parque, al que se están incorporando coches con las últimas tecnologías en seguridad activa y pasiva, y también en eficiencia energética.
Las familias numerosas, que se pueden beneficiar de 3.000 euros de incentivo, han solicitado 940 operaciones hasta el momento.
Finalmente, la base imponible media de las unidades acogidas es de 13.030 euros, configurando un tipo de modelo al que las fábricas han adaptado ya su producción para dar respuesta a la demanda generada por el PIVE 2.