El mercado del vehículo de ocasión aporta anualmente en torno a 1.000 millones de euros al sector de la posventa, lo que supone alrededor del 8% de los más de 12.300 millones que este área factura cada año en nuestro país, según refleja el informe 'La posventa plural: el papel del VO' presentado por Audatex.

El estudio de la compañía muestra cómo a pesar del creciente protagonismo del vehículo de ocasión -este año se venderán 2,3 usados por cada nuevo- su peso sobre la posventa continúa siendo relativamente bajo, debido principalmente a la elevada edad del mercado de segunda mano.

Concretamente, el 47% de los coches de ocasión que se venden en España supera los diez años de antigüedad, un porcentaje tres puntos superior al peso real de estos vehículos 'veteranos' en el conjunto del parque de turismos. Este factor es determinante a la hora de valorar su relevancia sobre el sector de la posventa, ya que conforme aumenta la edad del coche desciende el importe de sus reparaciones.

A modo de ejemplo, durante sus primeros cuatro años de vida un vehículo nuevo marcado con un precio medio de 10.000 euros se deprecia a razón de unos 1.250 euros anuales, con un coste de reparaciones cercano a los 900 euros por ejercicio. En esta primera etapa es además en la que más uso se le da al vehículo, unos 20.700 kilómetros anuales.

No obstante, en los siguientes años de vida se reduce de forma paulatina tanto el ritmo de depreciación del coche como el coste de sus reparaciones, debido fundamentalmente a dos motivos: por un lado, el menor uso hace que se desgaste menos y, por otro, un valor venal muy inferior al precio original, lo que en ocasiones hace que el coste de arreglarlo sea superior al del propio coche y haya que declararlo siniestro total.