La industria automovilística española, después de dos años marcando mínimos de más de dos décadas, muestra ligeros signos de mejora. Las ventas en España, la producción en las factorías del país y las exportaciones cerrarán este año en positivo y el sector considera el 2014 como el año que se asentará la recuperación.

Las ayudas del Plan Pive, ya en su cuarta edición, y del Pima Aire, que acaba de agotar su segunda fase, han hecho que las ventas en España acumulen dos meses consecutivos al alza y permitirán finalizar el ejercicio con 720.000 matriculaciones, casi un 3% más que el año anterior, que fue el peor ejercicio en un cuarto de siglo.

Las patronales del sector aún no se atreven a hacer pública su previsión de ventas en el mercado español para 2014, debido a que estarán muy condicionadas a la continuidad o no de los programas de subvenciones a la compra.

Desde la patronal de fabricantes Anfac sí aprecian, en cambio, que las cifras de producción de vehículos y exportaciones seguirán al alza el próximo año. Las marcas automovilísticas confían concluir el año habiendo producido 2,2 millones de coches en sus fábricas españolas, un 11% más que en 2012 (que fue el primer año en que España fabricó menos de dos millones de vehículos desde 1993).

Los fabricantes vaticinan que España volverá a exportar más de dos millones de coches en 2014 (alcanzando los 2,1 millones de unidades). En este sentido, las fábricas españolas habían conseguido mantenerse por encima de esa cota casi de forma ininterrumpida durante quince años, entre 1997 y 2011, con la única excepción de 2009.

Sin duda, la fabricación de coches en España está volcada a las exportaciones. Tradicionalmente, entre un 80-90% de toda la producción de nuestras plantas se dedica a la venta en el exterior. Este año y el siguiente se mantendrá esa proporción, pues en torno a un 87% de los vehículos se vendrán en otros mercados.

Con la recuperación del mercado interno aún en una fase incipiente, las exportaciones de vehículos son el principal motor para impulsar el crecimiento de la producción de las plantas. Los grandes mercados europeos - Alemania, Francia e Italia - siguen siendo los principales destinos en términos absolutos de los coches fabricados en España.

Sin embargo, la debilidad actual de algunos de estos mercados tradicionales (todos ellos mantienen en negativo este año su cifra de matriculaciones de este año), está potenciando otros destinos a diversas partes del mundo, entre los que destacan Estados Unidos, Argelia, Austria o Turquía.