Faconauto considera que el mercado automovilístico español arrastra una demanda retenida (los vehículos que habrían sido potencialmente adquiridos si la confianza de los compradores y el clima económico del país hubiera sido más favorable) de 1,5 millones de coches desde el año 2009, conforme a los datos facilitados por MSI.

El gran ajuste de demanda se produjo en 2009, más de medio millón de unidades, pero el ajuste continúa y este año está previsto que 340.000 coches no sean adquiridos por sus potenciales compradores.

Según se desprende de los datos facilitados por MSI, el mercado no absorberá del todo esta demanda retenida hasta el 2016, ejercicio en el que calcula que se alcanzarán 1,1 millones de matriculaciones.

Antonio Romero-Haupold, prasidente de Faconauto, piensa que el mercado "quiere crecer". "Este 1,1 millones de coches que se han dejado de vender sólo están a la espera de un chispazo para que empiecen a concretarse en ventas reales". Y ese chispazo debería ser la puesta en marcha de un plan de renovación del parque que "tendría una respuesta positiva inmediata y volvería a ser un éxito".

Según el estudio de MSI, el parque de vehículos con menos de cinco años de antigüedad caerá un 17,5% este año, mientras que el de modelos de más de trece años se incrementará en un 17,3%. A cierre de 2012, la edad media del parque de vehículos de España será de 10,4 años, frente a los 8,6 años de 2008.