La EMT (Empresa Municipal de Transporte de Madrid) consume al año 31,5 millones de litros de gasóleo y 21,5 millones de kilogramos de GNC.

Del mismo modo, en 2013 procedió al recambio de 1.200 lunas, 25.000 filtros, 1.100 unidades de butacas y carcasas, 300.000 litros de aceites y 2.400 juegos de pastillas de freno.

No en vano, la flota de EMT recorre al año más de 90 millones de kilómetros cada ejercicio, es decir, 250.000 kilómetros diarios. Gracias a ello ha transportado a 404 millones de viajeros el último año.

Aparte, la empresa municipal realiza un total de 900.000 viajes a largo de una red de 3.562 kilómetros que comprenden 203 líneas con un total de 10.175 paradas.

La flota de la EMT comprende un total de 1.903 autobuses (con seis ruedas los buses simples y diez en el caso de los articulados) y ello implica poner en la calzada cerca de 11.500 neumáticos.

Así, en 2013, la EMT adquirió 3.884 neumáticos nuevos y el área de mantenimiento de la empresa trató (sustituido y recauchutado) 7.180 ruedas, de las que 3.859 fueron dadas de baja. Los motivos de sustitución de las ruedas fueron cortes en los neumáticos (1.318), por desgaste (1.042 unidades) y 345 por reventones.

Por otro lado, el almacén general de la EMT gestionó 1.200 recambios, 25.000 filtros, 1.100 butacas y carcasas, 2.400 juegos de pastillas de freno y 300.000 litros de aceites.