Los fabricantes de componentes de automoción se han convertido en el tercer sector exportador del país, tras la fabricación de coches y la industria química. De hecho, el sector automoción en su conjunto ha representado en 2012 más del 17% de las exportaciones españolas, lo cual es clave en el contexto actual de crisis económica que estamos viviendo, en el que las exportaciones representan un elemento fundamental para obtener la ansiada recuperación del país.

El pasado ejercicio la industria de componentes de automoción realizó exportaciones por valor de 17.907,80 millones de euros. Este buen dato, según Eduardo Casero, presidente de la Comisión de Comercio Exterior de Sernauto, se debió a dos factores: en primer lugar, por su carácter expansivo, ya que la exportación supuso más del 60% del total de la producción directa y, en segundo término, por la relativa estabilidad que ha mantenido este sector a pesar de la crisis, gracias en gran parte a su balanza positiva con los BRICS.
Los estudios más recientes indican que, en estos llamados mercados emergentes, se venderán más del 50% del total de automóviles en 2018. La industria española de equipos y componentes mantiene un saldo comercial positivo en sus intercambios comerciales con estos mercados. En 2012, la balanza comercial con cuatro de estos países- Brasil, India, Rusia y Sudáfrica- fue favorable a nuestro sector: para Brasil las cifras de exportación fueron de 307.316 millones de euros, con un saldo comercial positivo de 279.047 millones de euros; Rusia, donde las exportaciones por valor de 262.107 millones de euros suponen un balance comercial de más del 99% a favor de España, con 260.419 millones de euros; India donde la balanza positiva es de 196.141 millones de euros gracias a unas exportaciones de 266.896 millones de euros; y por último Sudáfrica, a la que se exportó por valor de 158.416 millones de euros, con un balance positivo de 115.014 millones de euros.
Como contrapartida tenemos a China que, aunque ha supuesto el principal destino de nuestras exportaciones dentro del conjunto de países BRICS, con unas cifras de exportación del sector de equipos y componentes de 330.724 millones de euros, presenta un saldo comercial negativo para el sector de 288.931 millones de euros. Sin embargo, se está trabajando especialmente en este mercado, llamado a ser en las próximas décadas el mayor vendedor de coches a nivel global.