El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha advertido este jueves de que los concesionarios andaluces podrían perder cerca de 350 puestos de trabajo este año debido a la fuerte bajada de las ventas en la comunidad, que, tras caer más de un 50 por ciento desde que estallara la crisis, acumulan un descenso del 12 por ciento en lo que llevamos de año.

La pérdida de empleos en el conjunto de España afectaría a más de 3.000 trabajadores y medio millar de pequeñas y medianas empresas del sector.

Según las previsiones en España habrá del orden de 780.000 matriculaciones, cuando en el 2008 se vendieron cerca de millón y medio de vehículos. A esta caída de ventas le acompaña una caída de la facturación por efecto de la proliferación de ofertas y promociones y por la elección de los consumidores de modelos más económicos.

Los coches de ocasión se están convirtiendo en una alternativa a la venta de nuevos, con un crecimiento del 1,6 por ciento en el primer trimestre del año, hasta superar las 410.000 unidades. Este dato positivo enmascara el aumento de las ventas entre particulares y las ventas " a pie de calle" que se escapan del negocio de las empresas legalmente establecidas.