Sí, ya lo sabemos. El titular es un recurso fácil. Pero es que hay que ser un poco quijote para, hace 25 años, coger un negocio de reparación de frenos -Frenos del Olmo- y darle la vuelta para convertirlo en una empresa modélica de distribución de recambios. Y decimos modélica por su forma de hacer las cosas, que ha servido de inspiración y guía para otras empresas del sector. Un éxito que no les impide seguir ideando nuevas iniciativas, como la ampliación de su sede central que tendrá lugar este mismo verano.

Frenos del Olmo ha cumplido este año su 25 aniversario. Con ese motivo y en el contexto del reportaje “8 apellidos del recambio” que publicamos en el número 255 de nuestra revista Talleres en Comunicación fuimos a verles y a charlar con ellos.

Aquí puedes leer la entrevista.