BMW está preparando un nuevo sistema de carga para sus coches eléctricos, que funciona mediante inducción, por lo que no serán necesarios los cables. La firma bávara afirma que la producción empezará en junio y estará disponible desde ya para el 530e iPerformance. Esta tecnología estará disponible en Alemania, aunque posteriormente se extenderá a otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Japón o China.

El sistema de carga inalámbrica funcionará a través de una carga inductiva mediante campos electromagnéticos. Se colocará una base en el espacio de estacionamiento que estará conectada a una fuente de alimentación. Cuando el vehículo se estaciona sobre dicha base, la carga inductiva comenzará a cargar el coche, sin necesidad de utilizar ningún cable.