La nueva división Connected Mobility Solutions de Bosch reunirá a más de 600 empleados para desarrollar y vender servicios de movilidad digital, que incluyen el uso compartido de vehículos, el viaje compartido y los servicios basados en la conectividad para los conductores de automóviles. El plan es que la nueva división amplíe aún más la cartera de servicios existente, con la incorporación del servicio de viaje compartido ofrecido por la empresa estadounidense Splitting Fares (SPLT), o sistem!e, con servicios conectados para la electromovilidad.

La conectividad ofrece un tremendo potencial comercial. En 2025, habrá más de 470 millones de vehículos conectados circulando por las carreteras de todo el mundo (fuente: PwC). Dentro de cuatro años, el mercado de servicios de movilidad y servicios digitales asociados alcanzará un valor de 140.000 millones de euros (fuente: PwC). “La conducción conectada es un área de crecimiento para Bosch. Pretendemos alcanzar un incremento significativo de dos dígitos con las soluciones que ofrece”, ha declarado Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Bosch, en la conferencia IoT Bosch ConnectedWorld 2018 en Berlín.

Para 2022, el número de usuarios de viajes compartidos en todo el mundo aumentará en un 60%, hasta los 685 millones (fuente: Statista).  Recientemente adquirida por Bosch, la empresa SPLT desarrolló una plataforma que empresas, universidades o autoridades municipales pueden utilizar para organizar viajes compartidos para sus empleados. Este enfoque B2B está dirigido directamente a los viajeros: la aplicación SPLT reúne a personas que desean compartir un trayecto al mismo lugar de trabajo o estudio. En cuestión de segundos, un algoritmo localiza un ‘rideshare' adecuado, calcula la ruta más rápida a través del tráfico y asume lo que solía ser la tarea de coordinar el punto de partida, la hora de salida, la mejor ruta y los pasajeros.

Por su parte, la filial de Bosch COUP ha proporcionado, desde 2016, scooters eléctricos para alquilar en Berlín. Después de haber introducido el servicio de e-scooter compartido en París el año pasado, éste se lanzará en Madrid este verano, lo que elevará la flota total a 3.500 motocicletas.

En la conferencia IoT, el CEO de Bosch también presentó system!e, un sistema integral de componentes electrificados conectados de propulsión y nuevos servicios para automóviles eléctricos. Con este fin, Bosch ha conectado la propulsión eléctrica del coche a la Bosch Automotive Cloud Suite.

Pero sistem!e se ha diseñado, además, para prever cuándo se agotará la batería. Debido a que la propulsión eléctrica está conectada a la nube, el sistema puede crear una “predicción extendida de la autonomía”. Un algoritmo tiene en cuenta datos del vehículo, tales como la carga actual de la batería, el consumo de energía de la calefacción o el aire acondicionado y el estilo de conducción, así como información del entorno del vehículo. Para viajes largos, el sistema se complementa con el “asistente de recarga”, servicio que permite saber dónde están todos los puntos de recarga en una ruta determinada para poder planificar las paradas necesarias para recargar. También administra el proceso de pago.

Un tercer servicio administra la recarga de los vehículos en las ‘smart homes', lo que ayuda a optimizar el uso de energía. Integra el coche eléctrico en la red eléctrica de la casa inteligente, lo que significa que la batería del automóvil complementa el dispositivo de almacenamiento estacionario para el sistema fotovoltaico de la casa. Durante el día, el automóvil utiliza el exceso de energía solar y lo retroalimenta por la noche, según sea necesario.