Los avisos de tráfico acerca de la presencia de conductores suicidas en las carreteras empiezan a ser algo habitual. En Alemania, unas 2.000 alarmas de este tipo se emiten cada año por la radio, y, lamentablemente con demasiada frecuencia, estos incidentes desembocan en situaciones críticas, a menudo en forma de graves accidentes.

Según las estadísticas, más de la mitad de este tipo de incidentes tienen, en el peor de los casos, un desenlace fatal antes que el vehículo haya recorrido tan sólo 500 metros en dirección contraria. Sin embargo, se necesitan varios minutos para que las alertas que se emitan por radio, y para entonces ya es demasiado tarde.

 

Bosch está desarrollando una nueva solución que alerta a los conductores mucho más rápido. La nueva "alerta por circular en dirección errónea", basada en la 'nube' y desarrollada por la firma alemana, está diseñada para emitir una señal de alarma en un tiempo aproximado de 10 segundos.

"El Grupo Bosch está desarrollando un ángel de la guarda que vela por los conductores desde la 'nube' de datos", asegura Dirk Hoheisel, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH.

Basada en un módulo de software puro, esta función de alerta también se puede integrar económicamente en los sistemas o aplicaciones de información y entretenimiento ya existentes en los automóviles modernos. El proveedor de tecnología y servicios tiene previsto iniciar la producción en serie de este módulo a lo largo de 2016.

Para detectar la conducción en dirección errónea, la función basada en la 'nube' compara los movimientos reales del vehículo con la dirección permitida de la vía. Esta información se almacena en una base de datos basada en la web. Si los dos bloques de información no coinciden, se alerta al conductor que circula erróneamente.

Al mismo tiempo, también se lanza una alarma a los conductores de vehículos que se aproximan. La función se basa en el envío a la 'nube' de informes regulares y anónimos sobre la posición de cada vehículo, al tiempo que una central de computación almacena y analiza los datos vía internet. Cuantos más vehículos conectados haya, más densa será esta red invisible de seguridad y más usuarios de la carretera podrán ser alertados de la presencia de conductores suicidas.

Esta nueva función estará disponible, desde 2016, como un servicio en la 'nube'. Se podrá integrar fácilmente en aplicaciones existentes, como myDriveAssist de Bosch, así como en las soluciones de información y entretenimiento ofrecidas por los fabricantes de automóviles. A medio plazo, la solución también podría estar integrada en los conceptos estandarizados de las llamadas automáticas de emergencia, tales como el eCall.

La "alerta por circular en dirección errónea" requiere una conexión ininterrumpida a Internet, o bien que el vehículo cuente con una solución adecuada de información y entretenimiento a bordo, o que el smartphone del conductor esté conectado al vehículo usando una solución de integración del tipo mySPIN de Bosch. Cualquiera de estas dos opciones de conexión está ya disponible o puede adaptarse fácilmente al vehículo.

No hay, pues, necesidad de integrar ningún nuevo hardware adicional. Esto permite que la solución en la 'nube' pueda considerarse global por su reducido coste. "Estamos buscando el objetivo de lograr una rápida aceptación del mercado para que el sistema pueda desarrollar al máximo todo su potencial de ahorro de vidas, tan pronto como sea posible", asegura Hoheisel.