Pedro Ortega, consejero canario de Industria, está celebrando encuentros sectoriales con el fin de impulsar la implantación del coche eléctrico en las Islas. En 2016, el ejecutivo canario tiene asignado medio millón de euros, destinados a subvenciones para la compra de estos coches y a la instalación de nuevos puntos de carga. Para Ortega, la implantación del coche eléctrico tiene entre sus ventajas la mayor eficiencia energética, la reducción de la contaminación y el elevado grado de satisfacción de los usuarios.

El Gobierno de Canarias quiere acabar con algunas debilidades importantes para la introducción de este vehículo en las islas como son el coste de las baterías, los escasos puntos de recarga, la ausencia de servicios relacionados y la falta de información de la ciudadanía.

Las autoridades canarias ya tienen algunas propuestas concretas. Una de ellas es Senda Ecoway Tenerife, servicio pionero de rutas turísticas realizadas en medios de transporte ecológico y que está promovido por las empresas E-Move, Bodegas Monje, E-Cars y La Casa de los Balcones. Asimismo, Industria está analizando un proyecto de la empresa Canarias Te Recarga, que ofrece servicios avanzados y destinados a fomentar la movilidad eléctrica en Canarias y que está impulsada por la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos y por la Asociación Empresarial de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Santa Cruz de Tenerife (Asinelte).

La Plataforma de Impulso al Vehículo Eléctrico en Canarias, integrada por una treintena de organismos institucionales, empresas, clústeres, operadores del mercado eléctrico, agentes públicos y asociaciones empresariales del Archipiélago, con especial presencia de los sectores del transporte, el turismo y la energía, se constituyó en 2013, a iniciativa del Ejecutivo autonómico, como grupo de trabajo regional.

Su objetivo es el de promover una estrategia efectiva que permita superar las barreras que dificultan la implantación del transporte bajo en carbono en Canarias. Al mismo tiempo, pretende servir como nexo entre instituciones públicas y privadas, profesionales del sector y la sociedad en general que permita articular iniciativas de fomento en la utilización del vehículo eléctrico, así como aprovechar las políticas de apoyo de la Unión Europea en movilidad sostenible.