La empresa Terrafugia lleva varios años desarrollando coches convertibles en avionetas, siendo los creadores del primer modelo que tiene permiso para volar y andar por la calle. En 2011 presentaron el prototipo del modelo Transition, un vehículo que requiere una pista de 762 metros de longitud para elevarse. Pensando en el futuro, la compañía reveló sus planes para un vehículo híbrido con cuatro asientos y despegue vertical, llamado TF-X.

El automóvil está todavía en fase de desarrollo. El coche volador contará con sistemas para calcular la distancia y evitar un vuelo si no cuenta con suficiente energía para completarlo, o si hay problemas de lluvias o con el tiempo. El vehículo aterriza de forma automática, aunque los pasajeros pueden tomar control de la nave en caso de ser necesario. También se incluye un sistema de paracaídas.
El vehículo no necesita una pista de despegue o aterrizaje porque funciona más como un helicóptero, utilizando dos hélices con 16 motores eléctricos gemelos de 600 hp. Para volar, las hélices se doblan y en conjunto con un motor de 300 hp permiten el vuelo. La compañía promete una velocidad de 322 km/h, con un rango de 804 km.
El TF-X podría llegar al mercado entre 2021 y 2025, aunque mientras, Terrafugia está preparándose para comenzar la producción del Transition, que recibió aprobación de las autoridades en abril de 2012. Eso sí, el TF-X se puede precomprar en su web por 250.000 euros.