Profesionales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) trabajan en la sustitución de los actuales espejos laterales por una cámara plenóptica (3D), situada en el exterior del vehículo, que reproduce una imagen tridimensional en un monitor, que se ubica en el interior. El proyecto se denomina Pleno3D.

 

El espejo retrovisor aporta seguridad en la conducción, sin duda. Por esa misma razón, los científicos aseguran que cualquier innovación en este elemento revolucionará el sector de la automoción.

En este sentido, un consorcio investiga un sistema pionero en el mundo, que permitirá obtener a través de una cámara plenóptica (3D) una imagen tridimensional del entorno.

El investigador del CSIC Gabriel Cristóbal, del Instituto de ?"ptica, explica que "la ventaja que proporcionaría una cámara plenóptica frente a una tradicional reside en que, mediante la utilización de una sola cámara, la tecnología desarrollada permitiría proporcionar información adicional de las distancias reales a las que se encuentran los objetos".

La visión humana es binocular, es decir, captura dos imágenes diferentes de una misma escena. Después el cerebro las compara y fusiona para proporcionar información sobre la profundidad del entorno. Esta información pierde precisión cuando los objetos cercanos se reflejan en un retrovisor convencional.

Para mejorar la calidad de la imagen que percibe el conductor, los investigadores están diseñando una cámara que reconstruirá el entorno tridimensional mediante tecnología de visión artificial.

Esta cámara dispondrá de un número determinado de diminutas lentes, captando así multitud de imágenes en distintos ángulos y posiciones. El efecto es similar al de los ojos de una mosca.

La suma de todas ellas ofrecerá una única imagen tridimensional que dará la posibilidad de contemplar la escena desde determinadas perspectivas, sin necesidad de utilizar gafas especiales.