Es un hecho que el automóvil está inmerso en una profunda transformación pero, según recoge eleconomista.es, es posible vaticinar algunos de los cambios que se ciernen a tenor del rumbo adoptado por la industria, como el incremento de vehículos eléctricos en el parque automovilístico, la eliminación de la figura del conductor y, por ende, de varias profesiones, e incluso el previsible auge de competiciones de carreras con coches autónomos como Roborace, entre otros.

Lee la noticia completa en este enlace.