El Grupo PSA Peugeot Citroën ya dio hace 13 años, en 2003, un primer paso hacia la conectividad en los vehículos a través del lanzamiento de su sistema de llamadas de emergencia y asistencia localizadas.

Esta tecnología, recordemos asimismo, fue premiada en 2010 con el galardón 'Euro NCAP Advanced', por el gran avance que ha aportado en materia de seguridad, al poner innovaciones como la telefonía móvil y el sistema de navegación GPS al servicio de una atención rápida y precisa en caso de accidente de tráfico o incidencia mecánica.

Actualmente, los sistemas eCall de PSA Peugeot Citroën están operativos en 17 países europeos, entre ellos España. En total, más de 1.877.000 vehículos Peugeot, Citroën y DS Automobiles equipados con llamada de emergencia y asistencia geolocalizadas circulan ya por las carreteras del Viejo Continente, 110.000 de ellos en España.

Su utilidad queda de manifiesto en las 60.000 llamadas, procedentes de automóviles de las tres marcas de PSA Peugeot Citroën, que se gestionan anualmente en los call center de IMA en Europa. En nuestro país, sólo en los últimos dos años, la plataforma ha recibido más de 3.000 avisos, de los que un 10% se han transferido a los servicios de emergencia.

El éxito de esta innovación no ha pasado inadvertido para organismos como el Parlamento Europeo, que ha aprobado una directiva en la que se establece la obligatoriedad de esta tecnología en todos los automóviles que se comercialicen en la UE a partir del 31 de marzo de 2018.

Según los datos manejados por las instituciones comunitarias, la presencia del eCall en todo el parque móvil podría reducir en un 10% las víctimas mortales en los accidentes de tráfico. En esta misma norma se garantiza la privacidad de los datos de los usuarios de este servicio: se transmitirán, sólo en caso de accidente o incidencia técnica, los imprescindibles para localizar e identificar el vehículo e informar del número de ocupantes.

Los sistemas de eCall se activan en caso de indisposición, accidente o de avería mecánica. Al activar el botón “SOS”, el vehículo se pone en contacto telemáticamente con una plataforma de asistencia, en la que un teleoperador dialoga con el conductor y, teniendo en cuenta aspectos como el lugar en el que se encuentra el automóvil y la gravedad de los heridos, avisa inmediatamente a los servicios de emergencia. Asimismo, la llamada de urgencia se realiza automáticamente al desplegarse los airbags.

En caso de avería, se puede recurrir a la llamada de asistencia localizada. Funciona de un modo similar a la llamada de emergencia, activando un botón con el logo de la marca. En esta ocasión se envía a la asistencia mecánica un mensaje con la localización GPS del vehículo, para arreglar el problema "in situ" o llevar el vehículo al servicio oficial más cercano. Este servicio está disponible en las tres marcas tanto en Peugeot Connect SOS & Assistance como en Citroën Connect Box y DS Connect Box.