La empresa Renault ha comunicado a las autoridades de consumo de Castilla y León un problema en los modelos Megane IV y Talisman, fabricados del 6 de enero al 11 de febrero de 2016. Se trata de que los tornillos de fijación del asiento trasero pueden no ser conformes y ésto puede provocar vibraciones, ruidos o golpe en el asiento trasero.

Según informa la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), en su Red de Alerta (Nº: CCAA-396/2016), de riesgo de lesiones, Renault ha adoptado medidas voluntarias, consistentes en contactar con los clientes para revisión y, en su caso, sustitución de los tornillos.