Ficosa ha presentado un retrovisor interior inteligente, que ha denominado IRMS. Este sistema, que cuenta con una pantalla integrada en la estructura habitual del retrovisor interior, funciona como un espejo o como un monitor que retransmite las imágenes de la cámara situada en la parte trasera del vehículo, según las necesidades del conductor. El IRMS es el primer producto que nace fruto de la alianza con Panasonic, integrando el know-how de Ficosa con la tecnología de la compañía japonesa.

El retrovisor interior inteligente otorga un significativo valor añadido al espejo convencional, mejorando la experiencia de conducción e incrementando la seguridad y el confort al volante. Esta solución amplía el campo de visión trasero hasta un valor de 50° (más del doble comparado con un espejo tradicional), por lo que se reducen de manera considerable los ángulos muertos. También atenúa los deslumbramientos y mejora la visibilidad en zonas con poca luz.

La cámara que incorpora este retrovisor inteligente es digital y ofrece una imagen de alta resolución. Ficosa cuenta con la capacidad de integrar esta cámara en diversas ubicaciones del automóvil según las preferencias de las compañías fabricantes de automóviles, ya sea en el interior o exterior del vehículo. Asimismo, este sistema incluye una pantalla LCD de Panasonic, que está situada en la estructura tradicional del retrovisor interior, capaz de funcionar como espejo o como un monitor que transmite con gran nitidez las imágenes que recoge la cámara.

El IRMS destaca, además, por su posibilidad de funcionar a pantalla partida como espejo y monitor a la vez. En este modo de funcionamiento también puede proyectar la imagen de otros dispositivos integrados en el vehículo como la cámara de parking o incluso cámaras internas para el control de los niños, entre otros. Asimismo, permitirá la inclusión de ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) en este sistema de visión, ofreciendo al conductor información sobre los vehículos que le siguen.

Actualmente, Ficosa ya está trabajando con diferentes fabricantes de automóviles en la integración del retrovisor interior inteligente, personalizándolo en función de los requisitos de cada uno. A mediados de este año se espera que se apruebe la regulación sobre este ámbito a nivel europeo y se prevé que los vehículos puedan circular con este sistema integrado a principios de 2018.