El cambio automático es una opción que se ha ido haciendo un hueco cada vez mayor en Europa, nos indica el portal coches.com en un artículo que les adjuntamos íntegro, gracias a que han evolucionado mucho (ya no gastan más que los manuales, en ocasiones todo lo contrario) y aportan mayor seguridad y comodidad.

En los modelos más caros del mercado es, además, una garantía de reventa. A pesar de que, de media, un cambio automático solamente supone un aumento del 2% del precio del coche, en segmentos como la berlinas y todoterrenos grandes contar con él supone una perder un 10% menos de valor a igualdad de kilómetros recorridos.

Puede que, pese a todo, haya gente reticente a este tipo de transmisiones, pensando que puedan dar problemas. Expertos de Total España exponen las causas que pueden provocar averías, que se resumen en dos:

- Nivel de aceite bajo. En un país como España, donde suele hacer calor, el cambio automático trabaja a una altísima temperatura, lo que degrada el eceite a una mayor velocidad, lo que puede terminar dañando los engranajes y mecanismos que lo componen.

- No realizar los mantenimientos. Cuando estos se hacen regularmente surgen los problemas. Aquello de que una caja de cambios no precisa de mantenimiento, es un mito.