Los problemas asociados al Model S de Tesla y al Model X tienen poca influencia en el aprecio manifiesto que los propietarios tienen por estos coches y por la propia marca, ya que se ven a sí mismos como pioneros que disfrutan de ser los primeros en adoptar las nuevas tecnologías, según muestra un reciente informe de J.D. Power recogido por Faconauto.

“Gastarse 100.000 dólares ( 92.500 euros) o más en un vehículo que tiene tantos problemas, por lo general, tendría un efecto negativo sobre las ventas y sobre la percepción de la marca. En este momento, sin embargo, Tesla parece inmune a sus clientes desencantados”, ha declarado Kathleen Rizk, directora de consultoría automotriz mundial en J.D. Power.

En el estudio 'Tesla: Beyond the Hype', se recogen los problemas de calidad de la marca mostrando diferentes puntos de vista de los propietarios de Tesla y una evaluación en profundidad de los modelos de la marca en comparación con su competencia. Históricamente, el pequeño tamaño de la muestra (por sus bajas ventas) ha impedido que Tesla aparezca en los rankings anuales, tanto en el Estudio de Calidad Inicial de J.D. Power (IQS) como en el Estudio de Comportamiento y Diseño (Apeal).