¿De qué estarán hechos los frenos de nuestros automóviles en el futuro? “Puede que de algún elemento de cemento innovador” sería la respuesta que probablemente darían los investigadores del Proyecto Cobra, un proyecto pionero de investigación avanzada, financiado por el programa Life de la Comunidad Europea. Este proyecto nace de la colaboración entre Brembo, Italcementi, una de las empresas líderes del mundo en la producción de cemento -a través de CTG, el centro técnico de su grupo-, el Instituto Mario Negri, especializado en la investigación biomédica y en el estudio del impacto de los contaminantes en el medio ambiente y en la salud, y la empresa CiaoTech S.r.l. de PNO Group, especializada en apoyar procesos de innovación, de transferencia tecnológica y de evaluación de los impactos medioambientales.

Kilometro Rosso, el parque científico tecnológico creado para incentivar la investigación tecnológica, el desarrollo y la innovación mediante la creación de redes de relaciones interdisciplinarias y multisectoriales, aloja en sus instalaciones a tres de los cuatro socios de este proyecto (Brembo, Italcementi y el Instituto Mario Negri). El proyecto Cobra es la demostración de cómo el impulso innovador puede verse favorecido por la colaboración interdisciplinar entre empresas muy distintas.

Hoy en día, los principales elementos que componen los sistemas de frenado son: las pinzas, los discos y las pastillas de frenos. Las pastillas, diseñadas para soportar las fuerzas de frenado generadas por la pinza y las altas temperaturas de fricción, están compuestas generalmente por resinas fenólicas termoestables y por otros componentes de refuerzo y relleno. El Proyecto Cobra, impulsado por los conocimientos de empresas líderes en los sectores de los sistemas de frenado y del cemento, tiene por objetivo el desarrollo de pastillas de frenos innovadoras, que ofrezcan unas prestaciones superiores del sistema de frenado, desde el punto de vista medioambiental y de materiales, a base de cemento.

El potencial de estas tecnologías, hasta ahora inexploradas, junto con el talento de los investigadores dedicados a la búsqueda incesante de sistemas y materiales innovadores, han dado forma a este proyecto de desarrollo de un prototipo. Se está investigando el uso de una mezcla especial de base acuosa, compuesta por novedosos materiales a base de cemento, como elemento central para la producción de las pastillas de frenos y para el diseño y la fabricación de sistemas de frenado de nueva generación.

El empleo de un material innovador a base de cemento podría comportar una significativa reducción del consumo de energía (en torno a un asombroso 90%) y de agua (en torno al 95%) durante la producción de los materiales de partida. En el ámbito del proyecto también se evaluarán los aspectos relacionados con el impacto medioambiental de los distintos materiales utilizados.

El Proyecto, iniciado hace unos meses, involucrará durante los próximos cuatro años a 41 investigadores procedentes de varios sectores. En el Proyecto Cobra las fronteras de la investigación se han ampliado y se están explorando otras de nuevas, gracias a la combinación de la experiencia de empresas líderes en el sector de los sistemas de frenado, del cemento y de la investigación biomédica, aportando las más avanzadas competencias científicas y tecnológicas, para conseguir evolucionar los actuales procesos de producción y desarrollar estas nuevas pastillas.

Esta investigación ha sido seleccionada por la Comunidad Europea que, a través del programa Life , le ha asignado una subvención de 1,48 millones de euros. Esta importante contribución apoya el esfuerzo económico y de investigación de los socios en este proyecto, que tiene un coste global de 3,8 millones de euros y demuestra la capacidad de nuestras empresas para constituir por sí solas centros de investigación avanzada y aplicada.