Shell presentó recientemente un prototipo de automóvil de ciudad, que en el caso de fabricarse podría reducir la producción de materiales en el uso de energía en el sector del transporte por carretera.

Así, el concepto de tres plazas es una prueba tangible de las mejoras de eficiencia energética, que se puede lograr mediante el uso de tecnología de punta disponible en la actualidad a través de un proceso de 'co-ingeniería', por la cual la carrocería del vehículo, el diseño del motor y lubricantes son creados juntos.

El modelo de Shell utilizaría alrededor de la mitad de la energía que se requiere para construir y operar un pequeño modelo, un 69% menos que la de un típico vehículo utilitario deportivo disponible en el mercado.

Destacar que el concepto es el resultado de una colaboración entre la ingeniería co-líder mundial de vehículos, motores y lubricantes diseñadores, con cada uno de los tres elementos del vehículo a medida para funcionar de forma óptima entre sí.

Para fusionar estos elementos se necesita una visión global sobre la reducción de energía que se centra en la selección de materiales de diseño, reducción de la demanda de energía a través de reducción agresiva, y la racionalización, al tiempo que mejora la eficiencia del suministro de energía a través del diseño innovador motor y la formulación de lubricante para reducir al mínimo el impacto en términos de uso global del ciclo de vida de la energía.

Para Marcos Gainsborough, vicepresidente ejecutivo de los negocios globales de Shell, éste es un mportante hito ingeniería automotriz. “Estoy muy orgulloso de lo que han logrado los científicos de Shell y sus socios en Geo Tecnología y Gordon Murray Design”, concluyó acto seguido.