Actualidad

Los talleres facturaron un 7% menos en el primer semestre del año respecto a 2019

Desde Conepa destacan que la caída de las horas de mano de obra es muy acusada, mientras que el apartado de piezas de recambio amortigua los datos globales por efecto de la mecánica rápida.
ANCERA CETRAA CONEPA   Ayudas para la revision de sistemas de emisiones

La Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) muestra su preocupación en el sector de la reparación y el mantenimiento de vehículos ante los datos analizados en el primer semestre de este año. Según sus estimaciones, el volumen de facturación de sus empresas entre enero y julio ascendió a 5.915 millones de euros, un 7% menos que en el mismo periodo de 2019, que contabilizó una suma global de 6.350 millones de euros.


Para realizar su balance semestral, Conepa ha tenido en cuenta como referencia el año 2019. “La comparativa con 2020 no nos parecía la más acertada para analizar correctamente la evolución real de nuestro sector, dado que el periodo estudiado coincide de pleno con los peores momentos de la crisis sanitaria, cuando la mayor parte de los talleres se vieron obligados a cerrar por falta de demanda”, indica Víctor Rivera, secretario general de la federación.


Conepa también es consciente de que los datos de 2021 están mediatizados por los efectos de la borrasca Filomena, que sitúan al mes de enero de este año como el peor desde que la federación tiene registros, así como por las restricciones a la movilidad en toda España a lo largo del periodo analizado, pero sobre todo entre enero y marzo.


De ahí que, a la hora de valorar enero-junio, haya que hablar de una fuerte diferencia en resultados entre el primer trimestre, con una caída media superior al 12%, y el segundo, mucho mejor, aunque en cifras todavía negativas (-3%). “El mes de junio merece un tratamiento muy distinto. Claramente se define como el mejor mes de los últimos 24, con balance positivo para la casi totalidad de las empresas del sector”, aseguran desde la entidad.


Igualmente, el análisis de los datos recogidos por Conepa concluye que de los dos grandes apartados en la facturación del taller, mano de obra y piezas de recambio y otros materiales necesarios para sus operaciones, el primero sufre mucho más que el segundo el retroceso global. La causa más evidente parece estar en las actividades relacionadas con la llamada mecánica rápida (mantenimientos generales, que requiere menos tiempo de mano humana en las operaciones, y una mayor aportación de recambios, lubricantes y neumáticos), y que es el subsector que mejor evolución presenta, un 4% por debajo de 2019, y el único con crecimiento (aunque mínimo, un 0,5%) en el segundo trimestre del año en curso (siempre en la comparativa con 2019).


Sin embargo, el subsector de carrocería (chapa y pintura) es el más perjudicado por la caída en la demanda de sus servicios durante todo el semestre. En electromecánica general, fundamentalmente reparaciones por avería, se constata una sensible disminución del número de operaciones, coherente también con el menor kilometraje realizado por el parque español.


En cuanto al empleo, la ocupación laboral global (unos 146.500 profesionales) es similar a la registrada a finales de 2020, con una tendencia ligerísima al crecimiento en los meses de mayo y junio. Desde Conepa recuerdan que la crisis pandémica representó una caída en el empleo de 5.500 personas.


En las encuestas realizadas por Conepa se denota una gran preocupación de los talleres por su futuro al solaparse la crisis sanitaria, con repercusión negativa en múltiples sectores, con el cambio de modelo en el mundo del automóvil, una transformación específica que no solo es tecnológica sino social.


“Desde Conepa lanzamos siempre un mensaje motivador para nuestro colectivo: no va a haber cambios disruptivos en el mundo del taller, por lo menos en los próximos diez años. Eso da margen a las empresas del sector para adaptarse a los nuevos tiempos”, indica Víctor Rivera, para quien, sin embargo, “son constantes los mensajes que se reciben cada día, muchos de ellos nada realistas por otra parte, pero que van minando la moral de las pymes y resultan desalentadores. No ayudan nada en un proceso de transformación en el que es importante la serenidad a la hora de tomar decisiones necesarias y estratégicas con respecto a un futuro diferente a largo plazo, pero para el que hay que comenzar a prepararse sin dilación”.

Relacionado Los talleres recuperarán en 2021 la mitad de lo perdido por la pandemia La facturación de los talleres españoles cae un 16,1% en el primer trimestre

Hoy destacamos

Buscar en Posventa

Síguenos