Con el objetivo de incrementar la seguridad vial y la fluidez del tráfico en las carreteras, la Dirección General de Tráfico incrementará el control de los vehículos contando con la máxima disponibilidad de sus medios humanos y técnicos durante la “Operación Especial Semana Santa - 2019”. Además, aconseja ser responsables al volante, realizar una completa puesta a punto del vehículo y llevar los recambios imprescindibles ante posibles averías en nuestro automóvil.

Para estar preparados de cara a la operación salida de esta Semana Santa, Midas aconseja revisar los siguientes aspectos de los vehículos:

  • Estado de los neumáticos. Antes de iniciar el viaje, es fundamental comprobar la presión de los neumáticos y el estado general de los mismos: las ruedas no pueden tener deformaciones, golpes o desgaste irregular, y la profundidad del dibujo de la goma no debe ser nunca inferior a 1,6 mm. Midas recuerda que es importante que los neumáticos estén correctamente equilibrados antes de salir a la carretera, con el objetivo de evitar vibraciones que se pueden notar al conducir a diferentes velocidades. El equilibrado de ruedas es un proceso mecánico esencial para asegurar la seguridad al volante y mantener las prestaciones de los neumáticos. No hay que olvidarse tampoco de la alineación del vehículo.
  • Sistema de frenado. Se compone, entre otros elementos, de pastillas de freno, discos de frenos y líquido de frenos. Es importante realizar un correcto mantenimiento de todos. Además, el fallo no se produce de manera repentina, si no que se va produciendo con el desgaste de éstos provocado por la conducción. El buen mantenimiento de los frenos evitará el daño de otras piezas y disminuirá el riesgo de accidentes, por lo que los expertos de Midas recomiendan revisar las pastillas y discos de freno cada seis meses o 20.000 km y el líquido de frenos cada dos años, y de forma especial antes de un viaje largo. Los discos de freno deben comprobarse cada vez que se cambien las pastillas y sustituirse cuando el disco esté ovalado, oxidado, arañado, presente un reborde o el espesor sea inferior al límite establecido por el fabricante. Periódicamente, debe comprobarse el líquido de frenos y sustituirlo cuando la temperatura de ebullición sea inferior a la establecida.
  • Aceite y líquido refrigerante. El cambio de aceite y de filtro son las tareas de mantenimiento más frecuentes en un vehículo. También es esencial echarle un ojo al líquido refrigerante, especialmente en épocas de cambio de temperaturas. Este pierde sus cualidades con el uso y el paso del tiempo, de modo que el motor podría sobrecalentarse o congelarse. Comprobar sus niveles antes de salir a carretera es la mejor opción para evitar sustos y costosas reparaciones.
  • Sistema de alumbrado y limpiaparabrisas. El correcto funcionamiento del sistema de alumbrado, así como la altura de los faros, son aspectos fundamentales a tener en cuenta antes de viajar. Con el objetivo de tener la máxima seguridad en carretera durante los desplazamientos de Semana Santa, Midas destaca la importancia de revisar antes el funcionamiento de las luces y regularlas. Un alumbrado óptimo es esencial a la hora de conducir de noche o en días lluviosos durante la primavera. Igualmente, los expertos recomiendan asegurarse de que los limpiaparabrisas están en buen estado, ya que se trata de un elemento fundamental para la seguridad en épocas de lluvia.