Finalizan las vacaciones y es el momento de emprender el viaje de regreso. La seguridad debe primar tanto en la ida como en la vuelta. Por ello, Norauto, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, enumera diez pasos que hay que seguir para tener en el coche listo para estos trayectos.

1. Comprobar que el nivel de aceite en el adecuado y rellenarlo en caso de ser necesario.

2. Verificar el buen estado de los filtros de aceite, de habitáculo, de aire y de combustible.

3. Revisar también los niveles de líquidos de la dirección asistida, limpiaparabrisas, anticongelante y líquido de frenos.

4. Comprobar el buen estado de los neumáticos. Norauto recomienda comprobar la profundidad del dibujo y recuerda que la mínima legal para poder circular es de 1,6 mm, aunque se recomienda cambiarlos con 2 mm. Igualmente, hay que observar si los neumáticos tienen abultamientos, cortes, desgastes, irregularidades o grietas que afecten a la seguridad.

5. Verificar la presión de las ruedas. Se deben seguir las indicaciones del fabricante teniendo en cuenta siempre la carga del vehículo. La presión va a variar si el vehículo va con equipaje o con muchos pasajeros.

6. Revisar todas las luces (posición, cruce, largo alcance, antinieblas, luces de freno e intermitentes) y comprobar el buen estado de las escobillas.

7. Verificar el estado de las pastillas y discos de freno, así como los amortiguadores de suspensión.

8. Comprobar la batería. Se recomienda llevar pinzas o un cargador.

9. Realizar una limpieza en profundidad del vehículo, tanto del interior como del exterior, ya que si hay arena puede afectar a la comodidad del conductor. La suciedad externa puede intervenir en la visión (se ve mal por los cristales) y el coche puede ser menos visible para el resto.

10. Circular durante unos minutos a modo de prueba para comprobar si se escucha algún ruido extraño. Si es así, se recomienda llevar el vehículo a un centro con profesionales cualificado que pueda revisar el automóvil en profundidad.