Una serie de marcas, nos recuerda la web laraza.com en un interesante artículo que les adjuntamos íntegro, han diseñado a lo largo de su trayectoria vehículos con un número inusual de neumáticos (cero, uno, seis e incluso ocho). Sin embargo, excepto para los SUV gigantes de seis ruedas para los terrenos más inhóspitos, la realidad revela que con cuatro es más que suficiente.

 

Ya en la década de 1970 se produjeron algunas innovaciones raras en la F1, pero ninguna superó a la de seis ruedas Tyrell. La idea era que cuatro pequeñas neumáticos delanteros crearían menos resistencia, más área de disco de freno y un parche de neumáticos de contacto más grande.

La realidad es que, a pesar de conducirlo al primer lugar en el Gran Premio de Suecia de 1976, el piloto Jody Sheckter lo describió "como una basura de seis ruedas".

Otro ejemplo es el propuesto por el equipo de la Universidad Keio de Japón pretendió poner su vehículo eléctrico de ocho ruedas con nombre 'Eliica' en producción. Era tan grande como una limusina, pero únicamente tenía cuatro asientos.

[easyrotator]erc_55_1452427431[/easyrotator]