La Nochevieja es para muchos una frontera que, una vez superada, renueva propósitos, ilusiones y buenas intenciones. Es el caso de Lizarte, aunque en este sentido en la vestimenta, pues sus corredores lucirán nueva ropa en las competiciones que disputen.

El nuevo diseño, que repeta el rosa y negro característico de Lizarte, añade ahora unos detalles en tono flúor que aportan un aire diferente a una equipación ya clásica en el pelotón amateur.