La Comisión Europea se está planteando regular los “coches voladores” e incluso crear una nueva certificación para ellos. La Comisaria de Transporte, Violeta Bulc, ha comentado que se está pensando un concepto para un “espacio de aviación urbano” que pudiera incluir los drones y los coches voladores, según informa The Wall Street Journal haciendo referencia fuentes de la propia Comisión.

La nueva certificación intentaría llegar un equilibrio entre las reglas de aviación y las de circulación. Por su parte, la Agencia Europea de Seguridad Aérea está manteniendo reuniones con iniciativas interesadas en desarrollar “aviones rodantes”. En este mismo sentido, un portavoz de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos comentó al mismo medio que “sólo pilotos con una licencia adecuada podrán operar con estos vehículos”.

El primer coche volador podría salir a la venta en dos años, después de varios retrasos, y correría cuenta de la empresa eslovaca AeroMobil, que hace unos años presentó lo que han definido como “el coche volador más avanzado”. Este “coche” tiene una autonomía de 692 kilómetros, un diseño muy atractivo y alas plegables. Está pensado para que pueda circular por cualquier carretera del mundo y también para aterrizar en cualquier aeropuerto.

Inicialmente, el público a quien va dirigido es el mismo que se compraría un coche de lujo, pero también piensa en los entusiastas de los aviones. El precio estaría entre lo que cuesta un Tesla y un pequeño avión, “unos 200.000 dólares”, ha dicho la empresa. Esta empresa, cuyos impulsores llevan soñando con el coche volador desde los años 90 del siglo pasado, ha detectado tres posibles perfiles de compradores: trabajadores que trabajan en un radio de 200 kilómetros de sus casas, ejecutivos que no quieren hacer cola en un aeropuerto y, lo que es más importante, habitantes de países que tienen poco o nada infraestructura aeroportuaria.

Pero hay más proyectos en marcha. El cofundador de Google, Larry Page, está invirtiendo en dos empresas que desarrollan vehículos parecidos.