Nevada (USA) es el primer estado en el mundo que concede la licencia de circulación a un vehículo sin conductor. Se trata de un Toyota Prius modificado por Google.

Google dice estará "muy contenta de recibir la licencia en pruebas para vehículos que se autoconducen en Nevada". "Creemos que este marco -el primero de su tipo- ayudará a acelerar el desarrollo de esta tecnología, que va a hacer la conducción más segura y más agradable", añade.

Estos coches sin conductor lucirán una placa roja con un signo de infinito al lado del número 001 e incluyen sensores de radar, cámaras en el techo, sensores laser para poder distinguir el tráfico y evitar colisiones con otros vehículos.

Este vehículo ha rodado, en pruebas, por las calles de varias ciudades en California, e incluso, ha cruzado sin problemas el Golden Gate de San Francisco. Sus defensores afirman que son más seguros que un coche normal, al tener en cuenta que la mayoría de los accidentes de circulación se deben a errores humanos.