Millones de desplazamientos de largo recorrido se producirán durante estos meses de julio y agosto con el objetivo de disfrutar de las vacaciones de verano. Norauto, la cadena de mantenimiento y equipamiento integral del automóvil, hace hincapié en que preparar el coche para estos trayectos es muy importante para garantizar la seguridad del viaje y que la colocación del equipaje juega un papel fundamental para no comprometer la integridad de todos sus ocupantes, en caso de un frenazo brusco o accidente.

La compañía recuerda que un objeto suelto dentro del habitáculo puede multiplicar su peso incluso por 50 según la velocidad y el tipo de siniestro. Así, por ejemplo, una maleta de 5 kg de peso puede llegar a pesar 283 kg si no está bien sujeta. Por supuesto, este peso puede variar teniendo en cuenta otros factores como la velocidad a la que se circula y el tipo de impacto.  Antes de comenzar el trayecto es necesario dedicar el tiempo necesario a colocar y asegurar el equipaje:

1. Se debe procurar colocar todo el equipaje y los objetos en el maletero. No se deben llevar objetos sueltos dentro del habitáculo y se recomienda sujetar la carga a través de sujeciones como cintas tensoras o redes, incluso en el maletero. Tampoco se recomienda llevar bultos en la bandeja trasera, ya que además de dificultar la visibilidad del conductor, pueden salir despedidos ante el más mínimo frenazo.

2. En el maletero, se colocarán los bultos más pesados debajo y en el centro. Las maletas más grandes deben ir en el fondo y se debe distribuir el peso de manera uniforme para que no haya desequilibrios de peso. Se aconseja abrochar los cinturones en los asientos traseros. Es una buena opción para dificultar que los objetos puedan invadir la zona de los ocupantes.

3. Se debe contar con una separación física entre el maletero y la zona de los pasajeros. De no ser así, además de sujetar la carga, se aconseja poner una reja separadora.

4. Si el equipaje no entra en la zona del maletero, se recomienda utilizar una baca, un portaequipajes o un cofre o maletero de techo. Las barras de baca deben ir perfectamente ajustadas al chasis o techo del vehículo. Hay que tener en cuenta que el centro de gravedad varía y que hay que conducir con mayor precaución. Por este motivo, se debe distribuir adecuadamente la carga, debe ir bien sujeta y protegida para evitar su caída.

5. No se deben sobrepasar los límites de peso del vehículo (peso máximo autorizado que se indica en las características técnicas del coche). Si se lleva mucha carga, se pierde estabilidad y potencia. Además, aumenta la distancia de frenado y los neumáticos y otros sistemas de seguridad electrónicos se pueden ver afectados por el mayor peso. Por este motivo, se recomienda reducir la velocidad cuando se lleva mucha carga.

6. Inflar las ruedas teniendo en cuenta el peso. Los vehículos suelen indicar la carga aconsejada según circulan con carga o sin ella. Comprueba su estado y, sobre todo, su presión antes del trayecto.

7. La carga no puede arrastrar, caer total o parcialmente o desplazarse de manera peligrosa; no puede comprometer la estabilidad del vehículo ni producir ruido, polvo u otras molestias que puedan ser evitadas. Tampoco debe ocultar los dispositivos de alumbrado o de señalización luminosa, las placas o distintivos obligatorios y las advertencias manuales de sus conductores. Conducir vehículos con la carga mal acondicionada o con peligro de caída supone una infracción grave que conlleva 200 euros de multa. Igualmente, se considera muy grave circular con un vehículo cuya carga ha caído a la vía, por su mal acondicionamiento, creando grave peligro para el resto de los usuarios, con la posible sanción de 500 euros.

8. En los vehículos no destinados al transporte de mercancías, la carga sólo puede sobresalir por la parte posterior hasta un 10% de su longitud, y si fuera indivisible, un 15%. En los vehículos de anchura inferior a un metro, la carga no puede sobresalir lateralmente más de 0,50 metros a cada lado de su eje longitudinal. Tampoco podrá sobresalir por la extremidad anterior, ni más de 0,25 metros por la posterior. La carga debe estar siempre marcada con la señal V-20 de 50x50, si sobresale la planta del vehículo.

9. Las mascotas siempre deben ir bien sujetas. En ningún caso, pueden ir sueltas, ya que al igual que el equipaje, corren grave riesgo de salir disparadas en caso de frenado. Dependiendo de la mascota, se puede utilizar un transportín, un arnés e incluso un remolque específico para el transporte de animales.

10. Las bicicletas también deber ser transportadas de una manera determinada. Según la cantidad y el tamaño, se pueden utilizar portabicicletas de techo, de portón trasero, de enganche o de remolque. Las bicicletas deben ir bien enganchadas para que no se puedan caer. Si sobresalen, también deberán llevar la señal V-20, o incluso una placa supletoria con matrícula y luces para el portabicicletas si no son visibles.