“No era un don nadie. Era un muy buen corredor en Colombia y rechazó contratos buenos en equipos profesionales de allí para intentar probar en Europa, aunque eso significaba correr en aficionados”. Juanjo Oroz, el director del equipo Lizarte, fue quien trajo a Richard Carapaz (Movistar) al Viejo Continente, informa el Diario Vasco en un reportaje de Iñaki Izquierdo.

El ganador del Giro de Italia tiene 26 años y es natural de la región del Carchi, en la frontera con Colombia. Por la geografía del país no se puede ser ciclista en Ecuador, así que se trasló a Colombia para hacer carrera. Se fue de casa a los 15 años, en 2009. Emigró a Bogotá, donde había muchos equipos juveniles y sub 23. Fue ascendiendo hasta que en 2014 le atropelló un coche, pero en 2015 ganó la Vuelta de la Juventud y entró en la órbita del Movistar, a través del Lizarte navarro, que ejerce como filial.

Para ganar el Giro, Carapaz ha demostrado sus cualidades de escalador. El director navarro Juanjo Oroz destaca que es un corredor muy fuerte. “Cuanto más duro, más largo y más difícil, mejor para él. Hay muchos corredores que suben de forma extraordinaria, pero no tienen la solidez de Carapaz. Es un ciclista al que le puede dar el aire en la cara. Puede hacer muchos kilómetros cara al aire, atacando. Es lo que le de da la posibilidad de estar delante en las mejores carreras del mundo”.