El nuevo concesionario en Barcelona dará servicio a un mercado sumamente relevante para Rolls-Royce Motor Cars. En 2017, las ventas de productos y servicios de lujo en España aumentaron casi un 10 % interanual (más que en cualquier otro país del mundo) gracias al constante aumento del emprendimiento y las inversiones procedentes del exterior. Análisis independientes sugieren que el valor del mercado del lujo en el país podría duplicarse de aquí a 2025.

Julian Jenkins, director regional de Rolls-Royce Motor Cars, afirma que “Rolls-Royce Motor Cars Barcelona refuerza nuestra presencia en Europa Occidental en respuesta al creciente interés por la marca Rolls-Royce, nuestros nuevos modelos y las incomparables capacidades que ofrece nuestro programa Bespoke. Gran parte de esa nueva demanda se debe a un perfil de jóvenes emprendedores y profesionales líderes en sus respectivos sectores”.

El Bespoke Studio integrado en el nuevo concesionario permitirá a los clientes potenciales disfrutar de un ambiente relajado en el que encargar su automóvil Rolls-Royce. Además, las posibilidades de personalización se ampliarán mediante la estrecha colaboración con los diseñadores y artesanos que trabajan en The Home of Rolls-Royce en el Reino Unido.

Rolls-Royce Motor Cars Barcelona ofrecerá la cartera completa de automóviles de la marca, incluidos el nuevo Cullinan, la nueva familia de modelos Phantom (Phantom y Phantom Extended Wheelbase), la familia Ghost (Ghost y Ghost Extended Wheelbase), el Wraith, el Dawn y la amplia gama de llamativos y dinámicos modelos Black Badge. Rolls-Royce Motor Cars Barcelona ofrecerá tanto coches nuevos como seminuevos del programa Procedencia, además de un completo servicio posventa que supondrá para los clientes de la zona una práctica alternativa al taller de servicio autorizado de Rolls-Royce ya existente en Madrid.

Rolls-Royce Motor Cars es una empresa subsidiaria en propiedad absoluta del grupo BMW y una entidad completamente independiente de Rolls-Royce plc, fabricante de motores de avión y sistemas de propulsión. Más de 2.000 empleados (hombres y mujeres) cualificados trabajan en la sede central y planta de producción de Rolls-Royce Motor Cars en Goodwood (Reino Unido), el único lugar en todo el mundo donde se fabrican artesanalmente los automóviles de superlujo de la marca.