Se trata del modelo Urbee 2, un híbrido de 3 ruedas, robusto, ligero y ecológico, según informa la revista Wired y su creador, Jim Kor, quiere cambiar la forma en la que se construyen los coches. El proceso de fabricación del Urbee tiene lugar por completo en RedEye, unas instalaciones de impresión en 3D que también fueron utilizadas para imprimir la primera moto 3D en 2008.

Para Jim Kor, la tecnología 3D simplifica mucho el proceso de fabricación y ensamblaje del vehículo, y además las piezas creadas tienen la flexibilidad que no puede aportar una hoja de acero. En vez de fabricar muchas piezas para montarlas luego, con las impresoras 3D se esculpe una sola pieza. Es tan sencillo como cargar en la impresora los modelos de cada una de las partes y 2.500 horas más tarde, ya están todas las piezas de plástico que se necesitan para empezar el montaje.

El modelo obviamente no está hecho entero de plástico, tanto el motor como el chasis son de acero. Sin embargo, pueden surgir dudas sobre lo seguro que puede ser conducir el Urbee 2 en carretera, aunque su fabricante ha mostrado su intención de superar cualquier inspección tecnológica.