En el mercado de ocasión, la caída de ventas por culpa del coronavirus será prácticamente la mitad que en el de vehículos nuevos, en un momento en el que el precio manda en las decisiones de compra. Por ello, muchos compradores pueden acceder a un segmento habitualmente inaccesible como el Premium gracias al VO. Así, es posible conducir el Mercedes-Benz Clase G en el que viaja el Papa Francisco cuando sale del Vaticano por menos de 30.000 euros, según datos de AutoScout24.

Según Isabel Gª Casado, directora de Marketing, Comunicación y Contenidos del portal especialista de automoción, “el mercado de VO es un granero de ofertas y permite cubrir como ningún otro las aspiraciones de los conductores respecto a su movilidad, pudiendo incluso acceder a coches que habitualmente usan líderes mundiales, con la ventaja de que esta alternativa es mucho más duradera que una legislatura”.

En este sentido, y dentro de nuestras fronteras, es posible conducir el Audi A8 que ahora utiliza Pedro Sánchez y antes Mariano Rajoy, cuyos modelos más económicos pueden comprarse por menos de 2.000 euros, aunque los más caros escalan hasta los 137.000 euros.

También se puede consultar en AutoScout24 el Bentley Arnage R en el que viaja la reina Isabel II y los miembros de la Casa de Windsor por un precio en torno a los 35.000 euros; el DS7 Crossback del presidente francés Emmanuel Macron a partir de 25.500 euros; o el Mercedes-Benz Clase S como el del primer ministro marroquí Saadeddine Othmani por 2.400 euros.