En 2019, la Comisión Europea comenzó a implementar VECTO, una herramienta de simulación que se utiliza para determinar las emisiones de CO2 y el consumo de combustible de los camiones, y su uso ahora es obligatorio para categorías específicas de camiones nuevos.

Si un neumático de equipamiento original no cumple con estos estándares de emisiones, es decir, una reducción del 15% para 2025 y del 30% para 2030, el fabricante se enfrentará severas sanciones financieras. “Los fabricantes de equipamiento original también están estableciendo objetivos claros de sostenibilidad, reducir las emisiones de los vehículos consiste en hacer todo lo posible para lograr esos objetivos”, indica Ben Glesener, director de tecnología regional para vehículos industriales en Goodyear EMEA. “Están seleccionando a sus socios de negocios de acuerdo con esto, centrándose en socios de desarrollo fiables que puedan apoyarles a la hora de cumplir con unos requisitos legales cada vez más exigentes, reduciendo la huella de emisiones de carbono para todo el vehículo y, al mismo tiempo, ofrecer los productos adecuados para sobresalir en excelencia con los clientes”.

La estrategia de Goodyear consiste en trabajar directamente con los fabricantes camiones y los transportistas para abordarla evolución de sus necesidades comerciales y respaldar sus esfuerzos hacia un transporte sostenible. Los neumáticos de baja resistencia a la rodadura (LRR, por sus siglas en inglés), aunque a menudo se pase por alto, son un área de enfoque clave para la empresa y tienen un impacto directo en la reducción de los niveles de emisiones de camiones y autobuses, así como el coste total de propiedad (TCO) para la flota.

Sin embargo, una verdadera ventaja para todos sería, según la compañía, la creación de un neumático que cumpla todos los requisitos en el aspecto operativo y que esté en línea con las regulaciones actuales y las que entrarán en vigor en esta década y en el futuro. La sostenibilidad es vital para Goodyear y se aborda con los cuatro pilares de su marco 'Better Future': abastecimiento sostenible, operaciones responsables, movilidad avanzada y cultura inspiradora.

goodyear neumaticos transporte sostenible 2

Para una flota de transporte, el coste medio del neumático es el 3% del TCO pero, en realidad, ese neumático puede influir hasta en un 40%. Al mantener la resistencia a la rodadura lo más baja posible, los niveles de emisiones y la eficiencia del combustible del vehículo se ven directamente afectados. “Una flota de 100 camiones que utilizan una gama LRR, como el Goodyear Fuelmax GEN-2, puede reducir su TCO en aproximadamente 40.000 euros al año a través del ahorro de combustible, manteniendo altos niveles de kilometraje”, explica Glesener.

El diseño de este tipo de neumático es un proceso complejo, ya que una gran cantidad de elementos puede afectar la resistencia a la rodadura. Goodyear analiza el diseño del perfil de la banda de rodadura y las formas de optimizar los niveles de deformación del neumático causados por las fuerzas de carga y movimiento, así como el uso de materias primas avanzadas. El fabricante también está a la vanguardia en el desarrollo de algoritmos inteligentes que previenen las averías relacionadas con los neumáticos antes de que puedan ocurrir, optimizando aún más su vida útil y ahorrando dinero al usuario. Muchos clientes han declarado que la monitorización de neumáticos en tiempo real y la capacidad de planificar el mantenimiento de los neumáticos de manera proactiva han tenido un impacto positivo en la huella de carbono, así como en el TCO de sus vehículos.

Igualmente, mantener el neumático con la presión adecuada mejorará aún más la resistencia a la rodadura, así el vehículo consumirá menos combustible y tendrá menos averías. Las soluciones avanzadas, como el sistema de control de la presión de los neumáticos de Goodyear, no solo informarán de la presión de los neumáticos en tiempo real, sino que también evitarán problemas relacionados con los neumáticos antes de que ocurran. El algoritmo desarrollado internamente, llamado G-predict, enviará una alerta al conductor y al gestor de flota siempre que la presión de los neumáticos no sea correcta e indicará la gravedad del problema con un código de color sencillo para que se pueda tomar la acción correcta. Un código que podría significar que el neumático debe ser reemplazado de inmediato, revisado por un profesional después de la próxima entrega o en la próxima cita de servicio.

La compañía continúa mejorando su oferta de acuerdo con las expectativas emergentes, trabajando con nuevas tecnologías, diseños inteligentes y materiales innovadores para ayudar a sus clientes en sus esfuerzos por reducir las emisiones. “En los camiones, en las zonas urbanas, los neumáticos pueden ser responsables de hasta el 20% de las emisiones de CO2”, explica Glesener. “Para las flotas en viajes de larga distancia por autopista, el neumático puede asumir hasta el 35% de la responsabilidad de las emisiones de CO2. El CO2 siempre ha sido importante, pero ahora es diez veces mayor, y por eso es necesario tener un neumático equilibrado”.

Igualmente, el concepto Goodyear Multiple Life incluye el recauchutado y redibujado de neumáticos para camión y ayuda a prolongar su vida útil, lo que significa que se necesitan reciclar muchos menos neumáticos, además ofrecerán hasta un 25% más de kilometraje y reducirán los costes en neumáticos hasta en un 30%. La producción de un neumático recauchutado utiliza significativamente menos aceite, productos químicos y otros materiales que un neumático nuevo, por tanto, su producción implica menos emisiones. Todo esto ofrece un modelo de producción más sostenible y contribuye a los objetivos de la UE para una economía circular.