El Museo Paleontológico de Cuenca ha acogido, el 9 de noviembre, el acto de entrega de los I Premios al Mérito Empresarial de Castilla-La Mancha, en el que han participado Emiliano García-Page, presidente de la comunidad autónoma; Ángel Mariscal, alcalde de Cuenca; Ángel Nicolás, presidente de CECAM; y Patricia Franco, consejera de Economía, Empresas y Empleo.

En estos galardones, la empresa Cojali ha sido premiada como Empresa Innovadora. “Es un orgullo que nos premien al mérito empresarial por valorar el esfuerzo y el trabajo del día a día. Más aún que se fijen en la innovación, un pilar fundamental en el crecimiento de la compañía, en la que se invierte más de un 3% de la facturación anual para ofrecer productos diferenciadores al sector del vehículo industrial en sus cuatro líneas de negocio”, aseguran desde la empresa.

En este sentido, y dentro de la línea de sistemas de refrigeración, Cojali está desarrollando embragues ventilador con control electrónico para vehículos con la normativa anticontaminación Euro 6, que hacen que el vehículo tenga alrededor de un 3% de ahorro de combustible.

En la parte de sistemas de freno, la empresa trabaja en un sistema EBS, “un producto muy innovador y diferente a lo que hay hoy en el mercado”, destacan sus responsables. “Gracias a nuestra experiencia en diagnosis remota, podremos dotar al vehículo de un sistema EBS con prevención de averías y, consecuentemente, un vehículo más seguro”.

Por otro lado, Cojali continúa con el desarrollo de la herramienta de diagnosis multimarca Jaltest, una de las mejor valoradas por mecánicos de todo el mundo por su gran cobertura de marcas y porque ofrece al usuario un gran número de funcionalidades, que le ayudan a optimizar la productividad del taller.

Finalmente, la compañía ha desarrollado una solución para gestión de flotas que fusiona telemática con diagnosis remota multimarca, que permite conocer no sólo la localización del vehículo, sino también su estado en tiempo real, si le ha ocurrido una avería, si está próximo a realizar un mantenimiento por desgaste de una pieza, etc. Estas particularidades dotan a la flota de argumentos para poder anticiparse a una avería o que el vehículo pueda quedar parado con las consecuencias económicas que eso supone.