El Salón IAA para Vehículos Comerciales, que tendrá lugar del 21 al 29 de septiembre en Hannover (Alemania), contará con la participación de Delphi Automotive, que ha elegido este escenario ferial para presentar una nueva gama de tecnologías de transmisión que contribuirán a cumplir los objetivos en materia de emisiones y ahorro de combustible que se anticipan para la próxima década.

Se trata de unos nuevos sistemas common rail modulares para vehículos medios y pesados que aprovechan la tecnología Euro VI de Delphi, la cual ofrece un circuito cerrado de control de eventos de combustión muy breves, lo que reduce significativamente las emisiones, mejora el ahorro de combustible y ayuda a los usuarios a conservar el rendimiento original durante toda la vida útil del motor.

En el centro de la nueva familia de sistemas common rail, se encuentra un inyector revolucionario, según la compañía, que le facilita a la unidad de control información en tiempo real sobre su funcionamiento. El sistema no necesita cables o interfaces adicionales, ni tampoco espacio de montaje. Los datos del inyector permiten ejecutar un control de circuito cerrado que supervisa y optimiza continuamente los eventos de inyección para compensar los cambios de las condiciones, incluido el desgaste, a medida que el vehículo envejece.

La capacidad de mantener un funcionamiento muy preciso durante toda la vida útil del motor, combinada con un nuevo inyector de la válvula más pequeño, ligero y rápido permite que los ingenieros de combustión especifiquen hasta nueve eventos de inyección por ciclo. Pero la reducción de las emisiones y la mejora en el ahorro de combustible hasta en un 1,5% no son las únicas ventajas. La capacidad de controlar las primeras etapas de la combustión también ofrece una mejora significativa en cuanto a ruido y refinamiento del motor.

Por otro lado, Delphi ha desarrollado una nueva familia de controladores del motor y la transmisión que tiene una potencia mayor que la de la generación actual. Los nuevos circuitos avanzados ASIC (circuito integrado específico para aplicaciones) permiten incluir características adicionales como una mayor ciberseguridad, control integrado de la SCR (reducción catalítica selectiva) y un menor tiempo de calibración.