Las transferencias de coches usados entre enero y junio han crecido un 16,7% en nuestro país respecto al mismo periodo del año anterior, hasta las 941.771 operaciones, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto). Así, se mantiene el interés de los compradores especialmente por los coches seminuevos de hasta tres años; de hecho, hasta junio, faltaban 17.000 unidades para cubrir toda la demanda de este tipo de vehículos, de acuerdo a los datos de la consultora MSI.

Como viene ocurriendo este año, son justamente los coches de hasta tres años de antigüedad los que están impulsado las ventas. Los seminuevos de 0 a 3 años incrementaron sus operaciones un 38% entre enero y junio. Y, en paralelo, el peso de los coches más viejos supone ya el 54% de todas las transferencias, con un incremento del 18% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

“El mercado de coches usados de nuestro país se está mostrando dinámico y sigue siendo una buena opción para quienes quieren comprarse un coche casi nuevo a un precio más asequible; de ahí que falten coches, especialmente “jóvenes”, para cubrir la demanda”, señala Jaime Roura, presidente de Faconauto, para añadir que “esta es la franja de edad que atienden los concesionarios, que están comprobando que, también, hoy por hoy, esta parte del negocio es fundamental para la mejora de sus resultados”.

Respecto a la evolución que puedan tener las ventas de coches de ocasión en la segunda mitad del año, la patronal de los concesionarios espera que se mantengan y prevé que cierre con unas 1,7 millones de unidades transferidas, lo que supondría un incremento del 7,5%.