Luis Rivas, secretario general de AECA ITV, estima que la nueva Directiva aprobada por el Parlamento Europeo y, recientemente, por el Consejo de la Unión Europea "avala la imparcialidad y objetividad del sistema actual de Inspección Técnica de Vehículos". Desde su punto de vista esta afirmación se desprende del apartado 4 del artículo 13, en el que establece que "los inspectores no tendrán ningún conflicto de intereses de tal forma que el Estado miembro o la autoridad competente se aseguren de que se mantiene un elevado nivel de imparcialidad y objetividad". En esta misma web podéis leer más sobre la nueva directiva.


El nuevo texto aprobado por el parlamento europeo deroga la Directiva 2009/40/CE, hasta ahora vigente, y recuerda que la Inspección Técnica de Vehículos está excluida de la Directiva de Servicios en el mercado interior, por lo que el servicio de ITV no es una actividad sujeta al principio de libertad de empresa y debe seguir estando regulado por las Administraciones de cada país miembro, ya que se trata de un servicio público de interés general.
La intervención de Luis Rivas, enmarcada en la Jornada Europea de Networking, "Claves para la transformación de la automoción" organizada por nuestros colegas de ICA Motor, ha comenzado por una breve exposición de las cifras que mueven las ITV en España: cerca de 18 millones de vehículos de los que 6 millones presentan defectos graves motivo de rechazo (un millón de ellos referidos al sistema de frenado). Este volumen genera una facturación aproximada de 1700 millones de euros para los talleres de reparación europeos.
La nueva directiva, cuya publicación se espera para este mes de abril, apenas supone novedades significativas para España al tratarse del establecimiento de unos mínimos comunes para la Unión Europea que nuestro país ya cumple.
La intervención de Luis Rivas dio paso a una palabras de la presidenta de Cetraa, Mari Carmen Antúnez y a la del presidente de Conepa, Ramón Marcos. La presidenta de Cetraa comenzó por decir que "los talleres no deben ser arte y parte pero si se liberalizan las ITV debe hacerse en condiciones de igualdad y con todas las garantías". De este modo Mari Carmen Antúnez quiere dejar claro que , en el caso de que la liberalización se produjese, esta debe asegurar que ningún taller, marquista o multimarca, pueda partir de una posición de ventaja ante esa posible liberalización. Hipótesis lejana ya que las concesiones administrativas de las ITV tienen todavía muy largos plazos hasta su finalización.
Para Mari Carmen Antúnez la pieza fundamental para los talleres es el acceso a la información técnica que "no puede estar sólo en manos de las marcas" y en la formación. La presidenta de Cetraa estima que para los talleres es vital estar cada vez más digitalizados y preparados ante la creciente complicación tecnológica de los nuevos modelos de vehículos lo que les obliga a que "la formación vaya de la mano de las innovaciones tecnológicas".
Por su parte Ramón Marcos afirmó rotundamente que "el taller no puede ser arte y parte" y continuó su planteamiento afirmando que la liberalización daría paso a un escenario en el que un 10 % del sector tendría acceso al negocio derivado de las reparaciones marcadas por las ITV dejando fuera al 90 % restante por una cuestión económica que nada tendría que ver con la preparación o equipamiento de los talleres que se quedaran en fuera de juego.